COMPARTE


El precio del maíz blanco sufrió un incremento de 218%. (Foto Archivo/El Carabobeño)

Dayrí Blanco

La industria agroalimentaria y sus productores de materia prima están al borde de la quiebra. Para ellos es insostenible seguir trabajando a pérdida. Los recientes anuncios de ajustes de precios a la cosecha nacional ahogan a las empresas procesadoras.

Mientras que el productor corre el riesgo de ver perdida su siembra ante la imposibilidad que enfrenta la industria de comprar con los nuevos precios.

La Asociación Venezolana de Molinos de Arroz (Asovema) fue enfática al anunciar que la situación del sector es grave debido al aumento de 244% de la materia prima. Por eso es urgente ajustar de forma inmediata el precio de venta al público del arroz de mesa a 34,75 bolívares por kilo, destacó una nota de prensa.

El precio de venta al consumidor de ese producto es de 9,50 bolívares el kilo desde abril de este año, lo que significa que el ente aspira a un incremento de 265%.

Maíz, café y leche

En el caso del maíz blanco, principal insumo para la fabricación de la harina precocida, sufrió un incremento de 218%. Recientemente, Pablo Baraybar, director de Alimentos Polar Comercial, advirtió que la estructura de costos impuesta por ese aumento exige una adecuación de precio que sitúe el producto en al menos 24,50 bolívares por kilo.

Con el café pasa algo similar. En la providencia de la Superintendencia Nacional para la Defensa de los Derechos Socioeconómicos (Sundde) de fecha 18 de septiembre, también se ajustó el valor de las semillas verdes en 69,3%. El quintal de café lavado bueno A pasó a cuatro mil 500 bolívares, el natural bueno a tres mil 641,34 y el de tipo natural corriente cuesta dos mil 878,89 bolívares.

Rodrigo Agudo, experto en la materia, explicó que en el caso particular de la leche pasteurizada el valor agregado que se le da al sector de la manufactura es de un 15%, lo que no corresponde en absoluto a la operación, está muy por debajo de la estructura de costos.

Pero ese no es el único problema. Difícilmente una industria va a comprar leche cruda para procesarla cuando no se le reconoce el costo. Y además, se fijó el valor de la materia prima por debajo del valor del mercado. Se aumentó a 15 bolívares y en el mercado está en 22. “Bajo este esquema, evidentemente en un sector donde el productor tiene la alternativa de vender en un mercado abierto informal en 22 bolívares, ninguno va a reducir su valor de venta para dárselo a una industria que por ley no puede pagar el valor del mercado”.

Productores también sufren

Los precios de la materia prima fueron fijados en 25% por debajo de lo que presentaron los productores, de acuerdo a las estructuras de costos antes del impacto de la sequía. La situación es más compleja porque se fijan precios que no remuneran la actividad que ya se realizó, porque ya la siembra se hizo, y eso lleva a los productores a pérdida y desestímulo de la actividad.

Para Agudo, la providencia no funcionará, salvo que se planifique un subsidio al productor y a la industria. Pero se generará más incertidumbre porque hasta la fecha los ofertados en 2012 y 2013 no se pagaron.

La propuesta del especialista es que el sector, tanto vegetal como animal, se reúna con las nuevas autoridades del Ministerio de Agricultura para redefinir los valores reales y mecanismos de pago de subsidio, en caso de que se den, a los fines de rescatar la confianza y garantizar que los productos puedan llegar al mercado.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.