COMPARTE

Dayrí Blanco || dblanco@el-carabobeno.com

La duda preocupa. Proveedores internacionales del sector industrial del país siguen a la espera del pago de la deuda contabilizada en 12 mil millones de dólares por la compra de materia prima que ya fue enviada y transformada en productos que ya se vendieron. Pero todos esos cálculos se hicieron con la extinta tasa preferencial de 6,3 bolívares por dólar

Si la cuenta se actualiza al nuevo tipo de cambio de 10 bolívares las empresas enfrentarán una quiebra generalizada. 

Ese es un aspecto que no quedó claro durante la alocución de más de cuatro horas del presidente Nicolás Maduro en que se anunció la devaluación de 58%. 

Fue un tema excluido. “Ni se mencionó”, señaló el presidente de la Cámara de Industriales de Carabobo, Andrés Pérez, “no sabemos cómo haremos con esa deuda contraída y si no se mantiene a 6,3 bolívares estaremos en pérdida”. 

Omisiones Alarmantes

No hubo una sola medida dirigida a la recuperación del aparato productivo nacional. “Eso es alarmante”, aseguró Damiano Del Vescovo, presidente de Fedecámaras, para quien es vital que al menos se establezcan convenimientos de pago con las empresas en el exterior para reactivar líneas de crédito y lograr encaminar al país a la solución de la profunda crisis económica actual. 

La ciudadanía está afectada con los anuncios del Ejecutivo. Incluso el incremento salarial no es suficiente, porque además de afectar la liquidez de las compañías, el resultado será el tradicional al trasladar el aumento de la estructura de costos al precio del producto final que deberá pagar el trabajador que recibió un alza de 20% en su ingreso mensual. 

La solución no es poner los salarios a correr tras los precios, “nunca los alcanzarán”. La propuesta de los representantes empresariales es la reactivación de la zona industrial para inundar el mercado de productos y hacer que por la ley de oferta y demanda los precios bajen. 

Del Vescovo resaltó que aunque se haya dado una devaluación el problema no es el precio del dólar sino la escasez de la moneda extranjera, que se mantiene porque no se ha generado la confianza necesaria para que ingresen al país divisas distintas a las petroleras. “Este control total nos ha llevado a esta crisis que se profundizará”. 

La zona industrial de Valencia trabaja a 48% de su capacidad, mientras que el sector de comercio y servicios ha tenido una contracción este año de 20%, y el primario de 22%.  




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.