COMPARTE

Dayrí Blanco

La industria del plástico tendrá un 2016 muy difícil. Es fácil hacer esa predicción con un escenario en el que de manera optimista las empresas producirán a 40% de su capacidad como consecuencia de la falta de suministro de materia prima. Al agotarse los inventarios no habrá más nada qué hacer. La asignación de divisas está descartada, la construcción de una planta de oleofina que garantice la demanda de insumos resulta muy costosa en tiempos de crisis económica, y desde Pequiven cada vez menos materiales llegan a las líneas de manufactura. 

Nueve mil empleos directos y 13 mil indirectos están riesgo solo en Carabobo, donde de las 118 empresas del sector solo ha reiniciado actividades el 10% tras el receso decembrino. Julio Polanco, presidente del sindicato único de la industria del plástico, indicó que se espera que el lunes 18 se incorpore la mayoría, se desconoce hasta cuándo permanecerán activas, “todo depende de la dinámica de cada una, pero ninguna tiene materia prima para trabajar al 100% ni por mucho tiempo”. 

Pequiven y sus filiales son los únicos proveedores en el país. “Ningún empresario privado recibirá dólares para importar lo que necesita. Si hace falta algún componente en el exterior, la estatal se encarga de la compra”. Satisfacer la demanda requiere de la instalación de una nueva planta de oleofina, “pero eso sale muy caro”. 

Compañías como Envases Atlantic cerraron 2015 con el despacho de 60 toneladas de las 130 que requieren para producir al 100%. 

La afectación de esta crisis abarca a empresas dedicadas a la producción de envases para cloro, aceites automotores, mayonesa, salsa de tomate y margarina; bolsas para hielo, desechos y helados; pailas y galones de pintura que surten a la Misión Vivienda; alfombras para vehículos; esmaltes de recubrimientos para envases metálicos; vasos y cubiertos desechables; sacos para empacar productos agrícolas; tapas para envases de aceite comestible de Industrias Diana y de refrescos de Pepsi y Coca-Cola. 

En marzo de 2015 comenzó la falla en el suministro de materiales que le corresponde a Pequiven, con el despacho de 25% del polietileno de las 110 toneladas mensuales que necesita cada compañía. Las resinas no están llegando con regularidad. “Por eso envases de productos tienen una consistencia más liviana”, informó una fuente ligada a la industria. El motivo es que se están mezclando diferentes materiales, que no son los usuales, para cumplir con los compromisos y de los clientes.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.