COMPARTE


La canasta básica familiar fue calculada en 17 mil 800 bolívares. (Foto Archivo/El Carabobeño)

Dayrí Blanco

Cada quincena revisa su sueldo con desánimo. Sus cuentas no mejoran. Usa la calculadora, posterga pagos, cancela lo más urgente y lo que le queda para disponer en la compra de alimentos no le alcanza. Con el salario de su esposo pasa lo mismo. Juntos ganan ocho mil 500 bolívares, cuatro mil 250 cada 15 y último. El 80% de ese monto lo invierten en comida. Aun así, en cada visita al supermercado se compra menos con el mismo dinero.

El Banco Central de Venezuela (BCV) confirma la realidad de Mónica Gallardo y su familia, al dar cifras oficiales de 98% de inflación en alimentos durante el último año. Número superior al 30% de aumento que ha tenido el sueldo mínimo en el país durante el mismo período.

Canasta alimentaria cuesta 3.3 salarios mínimos

Según el último reporte del Centro de Documentación y Análisis para los Trabajadores (Cendas), la canasta básica normativa, que establece una dieta que no excede las dos mil calorías, se ubicó en 13 mil 482 bolívares al cierre de agosto. Esto quiere decir que se necesitan 3,3 salarios para poder costearla.

Para el economista Inocencio Sánchez, profesor de la Universidad de Carabobo, las cuentas de Mónica Gallardo se repiten en la mayoría de los hogares venezolanos. El país se está empobreciendo cada vez más. A su juicio, el sueldo mínimo debe ser ajustado al doble de su valor actual.

Pero eso tampoco sería suficiente. Su colega y también catedrático, Carlos Ñáñez, advirtió que con un amento de la renta familiar no se soluciona el problema de fondo. Se debe promover la producción nacional, otorgando mayores garantías y menos controles en la adquisición de divisas.

Violación a la Constitución

El artículo 91 de la Constitución Nacional establece de forma clara que todo trabajador tiene derecho a un salario suficiente que le permita vivir con dignidad y cubrir para sí y su familia las necesidades básicas, materiales, sociales e intelectuales. El texto no se refiere únicamente a la alimentación, pero con el sueldo actual la mayoría no tiene capacidad de cubrir gastos adicionales.

La canasta básica familiar, que incluye comida, vestido, educación y entretenimiento, fue calculada por el Cenda en 17 mil 800 bolívares. Lo que es igual a cinco salarios mínimos. Una cifra imposible de asumir.

Control cambiario como causa

En Venezuela los precios cambian muy frecuentemente y los sueldos no crecen. Así lo manifestó el economista Darwin Alvarado, quien explicó que el Gobierno está empobreciendo a la población al seguir gastando la mayor cantidad de dólares que le pertenecen a la nación a 6,30 bolívares por divisa. Es muy barato.

Como una paradoja definió que de todos los rubros, la mayor inflación se concentre en el sector alimenticio, que es donde hay mayores controles de precios. “Eso quiere decir que esos controles no sirven para nada. Traen desestímulo para la producción, y eso hace que los empresarios no tengan motivaciones para invertir, lo que colabora más con la escasez”.

Ñáñez coincidió al afirmar que las dificultades en el proceso de obtención de divisas y el abandono al tesoro agroproductivo del país han causado una elevada inflación que ubica el salario por debajo de las necesidades básicas.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.