COMPARTE


Manifestantes cerraron vías de acceso a la Colonia Tovar. (Foto César Pérez)

Luis Alejandro Borrero || lborrero@el-carabobeno.com

Con su camión cargado de fresas, Joaquín Fher, se disponía a salir de la Colonia Tovar con destino al estado Guárico. No pudo llegar a tiempo. Una multitud de vecinos enardecida trancaba la vía este lunes. Protestaron contra el repunte del hampa.

La Colonia Tovar está asediada por los cuatro costados, describió Elías Casas. Los campesinos están a merced de la delincuencia. Grupos armados irrumpen en los más de 32 sectores y 17 caseríos de los suburbios colonieros. “Piensan que el productor tiene dinero y se vienen a robarnos”.

El descenso en cifras es alarmante. “Los delincuentes se llevan todas nuestras ganancias”. Les roban, hurtan y extorsionan. El campesino dijo que su producción se redujo en 70%. Lo poco que obtienen, tras meses de trabajo, se lo terminan llevando otros.

¿Cuáles alternativas quedan? Para José Duarte la respuesta es clara. “Nos han llevado a que trancar la vía es la única forma de ser escuchados”, expresó el vecino de La Pica. Con sus propios camiones, los afectados negaron el paso hacia el pueblo. Ni por La Victoria, ni por Caracas se podía ingresar.

El municipio Tovar, a 72,7 kilómetros al noreste de Maracay, tiene una Policía propia. Su presencia no es suficiente, sentenciaron los manifestantes. “Exigimos alcabalas de la policía regional y la Guardia Nacional”. Los vecinos claman por vigilancia constante.

Los agricultores no son los únicos afectados. El potencial turístico de la Colonia está deprimido por la inseguridad desde hace unos cuatro años. Roban a los turistas, habitantes, comerciantes, lo que ahuyenta las visitas, lamentó. En pleno centro del pueblo suceden los atracos.

A las 6:00 am inició la protesta. Desde el pasado martes, ha habido al menos dos manifestaciones menos drásticas. Por más de siete horas se paralizó la producción del municipio de más de 14 mil habitantes.

La desesperanza los embarga. De cabello blanco y ojos azules, Fher aún se siente joven. “Aquí hay mucha gente con ganas de trabajar”. Si lo vuelven a robar podría dejar el cultivo para siempre. “¿Será que tendré que dedicarme a otra cosa?”. Lo que más duele es la impunidad, sentenció Casas.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.