COMPARTE

Sara Pacheco

Pedro Agure despertó la mañana del 7 de diciembre sin sus dos aires acondicionados. No se escuchó estruendo, pues la habitación más cerca -de su suegra- estaba por el momento vacía. Sujetos desconocidos ingresaron por el balcón de su vivienda en el barrio 13 de Septiembre, cerca de la avenida Branger. 

Es la primera vez que ocurría una situación similar, a pesar que los índices delictivos se han incrementado en los últimos años. Posee un negocio cerca. Cierra cada día en horario diferente, de esta manera prevé posibles atracos de los cuales nadie se enterará, pues la calle donde reside está completamente oscura. 

Tengo un año ahí, cada noche cuando ya voy a cerrar, desmontando bombillo, sócates y cables. Si los dejo se los roban, explicó Agure. Es el mismo tiempo que llevan careciendo de alumbrado público. Argumentó que miembros del consejo comunal no se han movido a intentar remediar el problema. “No se les ve trabajando por la comunidad”. 

Un grupo de habitantes, quienes prefirieron el anonimato, indicaron que la presencia de una invasión desde hace dos años, ha influido en la proliferación de robos. Los ocupantes ilegales tomaron el terreno destinado a la construcción del centro comercial Avenida Las Ferias, donde para el momento yacían unos galpones. Efectivos de la Guardia Nacional Bolivariana y representantes de la alcaldía intentaron mediar con las personas, sin embargo, no funcionó. 

Pero la alarma no era nueva. Años antes, cuando el presidente Hugo Chávez vivía, hubo un conato de invasión, desde entonces las autoridades custodiaban el lugar. “Ese año de la toma fueron las elecciones presidenciales, por eso lo dejaron así”, comentó una joven quien no quiso dar su nombre. 

Cloacas: un vecino más

Desde hace más de tres años las aguas negras han acompañado a los residentes. La mayoría de las casas sufren las consecuencias de tuberías viejas sin mantenimiento. El sector data alrededor de 50 años. El desbordamiento ha traído como consecuencia enfermedades en la piel e infecciones en niños, argumentó Orlinda de Flores. 

El año pasado nos visitó un camión de Hidrocentro pero no es suficiente. Esto tiene que cambiarse completamente, sostuvo la afectada, quien indicó que existe un proyecto que se divide en tres etapas, su casa se encuentra en la tercera. “Nos prometieron que para este año tendríamos cloacas nuevas”. Muchos esperan que se cumpla. 

Ángel Díaz hizo un llamado a las autoridades para aliviar la situación. “Pedimos la atención de Hidrocentro y gobernación, Así como colaboramos  con nuestros impuestos, exigimos que los organismos trabajen”. 




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.