COMPARTE

EFE

El belga Jesper Stuyven (Trek) se impuso en la octava etapa
de la Vuelta a España disputada entre Puebla de Don Fabrique y Murcia, de 182,5
kilómetros, marcada por las caídas y las retiradas, en la que mantuvo el
liderato el colombiano Esteban Chaves (Orica).

Stuyven, que invirtió un tiempo de 4h.06.06, se estrenó en
una prueba grande tras alzar los brazos por delante del español Peio Bilbao
(Caja Rural) y del francés Kevin Reza (Francaise).

Los favoritos salvaron la jornada marcada por el calor y una
caída que retiró a 4 corredores: el estadounidense Tejay Van Garderen (BMC), el
irlandés Daniel Martin (Cannondale), tercero de la general, el francés Nacer
Bouhanni (Cofidis) y el belga Kris Boeckmans (Lotto Soudal), todos ellos trasladados
al hospital de Murcia.

La general no varió más que por la retirada de Martin, hasta
entonces el tercer clasificado. Chaves también se cayó, pero sin consecuencias,
y aguantó la roja sobre sus espaldas, con 10 segundos de ventaja sobre el
holandés Tom Dumoulin (Giant) y 36 sobre el irlandés Nicolas Roche (Sky).

Otra jornada dura, peligros y de calor en el trayecto entre
el altiplano granadino y Murcia, que comenzó con perfil descendente hasta
afrontar en dos ocasiones el Alto de la Cresta del Gallo, una de esas tachuelas
más temidas por el descenso que por el ascenso.

Poco antes del primer ascenso, la Vuela se convulsionó por
una escalofriante caída masiva en las calles de Murcia, a 50 de meta, que costó
las citados abandonos.

En el percance se rompió el pelotón, quedando atrapado por
detrás el líder colombiano Esteban Chaves, mientras el selecto grupo de
favoritos volaba al primer ascenso, en cuya cima coronó en cabeza el
estadounidense Alex Howes (Cannondale), uno de los componentes de la fuga del
día.

Momentos de nervios y tensión antes de acometer la segunda
subida. Brambilla, Gonçalves y Durasek trataron de abrir camino hacia Murcia,
pero el grupo, muy desordenado y agitado por el interés de provocar el esprint,
anuló la tentativa.

No terminaron las caídas, pues el eslovaco Peter Sagan se
fue al suelo, en un incidente con una moto, y se indignó hasta el punto de
patear la bicicleta. Había perdido las opciones de luchar por su segunda
victoria.

A 2 kilómetros de meta lo intentó sin éxito el australiano
Adam Hansen (Lotto Soudal). La suerte estaba echada para jugársela entre los
velocistas. Allí apareció Stuyven, de 23 años, para evitar la victoria de Peio
Bilbao.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.