COMPARTE

Nayibeth Silva Molero || nsilva@el-carabobeno.com

Entre la espada y la pared. Es la situación que atraviesa la
triatleta carabobeña Joselyn Brea Abreu, deseando con ansias seguir de pie en
las próximas competencias de cara a los Juegos Olímpicos Río 2016, pero a su
vez sintiéndose de manos atadas al no contar con el apoyo económico necesario y
que la aleja de nuestras fronteras en la búsqueda de poder clasificar a la
anhelada cita.

En días anteriores pudo exponer su descontento por una red
social y es por ello que a través de un contacto telefónico se logró
entrevistar a Brea, quien hizo público la incomodidad que tiene con la
Federación Venezolana de Triatlón y el Ministerio del Deporte, esperando
respuestas positivas para iniciar correctamente la ruta olímpica.

La juventud y el talento han sido su carta de presentación,
armas con las que ha podido llegar a España para mantenerse activa en la fase
de preparación, simultáneamente participando en algunos eventos ibéricos. Con
tan solo 20 años, ha podido cosechar triunfos importantes por Venezuela, pero
entre sus opciones ha podido manejar la siguiente interrogante: ¿Vestir los
colores de otra nación por necesidad?

“Es una opción que la he pensado bastante y es muy difícil
tomar esa decisión, pero mi madre me dice que tengo que pensar en mi futuro.
Nosotros vamos a intentar buscar los recursos para las competencias que otorgan
puntos para Río, sino se puede lamentablemente para el 2017 podría tener la
nacionalidad y dejaría de representar a Venezuela”, confesó con tristeza la
joven deportista.

Competir como único objetivo

La realidad es que Brea tendría que conseguir los puntos que
exige la Unión Internacional de Triatlón. Para ella se hace complicado asistir
a los próximos compromisos sin el dinero correspondiente, teniendo a la vista
competencias como la Copa del Mundo en Hungría (8 de agosto), seguido en ese
mismo mes por la Serie Mundial en Suecia a realizarse el 22, entre otras que se
extenderán hasta octubre.

A pesar de los inconvenientes que vive hoy en día, Joselyn
ha logrado mantenerse con sacrificio a nivel deportivo desde hace un año, pero
en lo anímico le ha pasado factura. “De nada vale seguir entrenando y luchando
por un país donde a nivel federativo no me apoyan, yo soy la que me estoy sacrificando
lejos de mi familia. Estoy molesta porque no me están apoyando y muchas veces
han salido en notas de prensa en Venezuela que me están pagando todo en la
preparación y no es así”.

Ubicada en la Provincia de Pontevedra, región de Galicia, la
deportista local no cesa en sueño y gracias al apoyo del entrenador español
Omar Gonzales Sampedro ha podido seguir adelante, al cual contactó para poder
entrenar en tierra española.

Desde ese momento Brea se ha preocupado por competir y
costearse todo con las premiaciones, pero ahora maneja un escenario aún más
complicado. “Luego tuve un pequeño problema con la Federación que no me quería
dejar participar en las carreras de calle porque no tenía licencia, desde allí
me estaba quedando sin dinero, tuve que mudarme con mi entrenador y su
familia”.

Brea no ha dejado de soñar por su sueño olímpico y por ello
que hace un llamado de atención para poder conseguir las puertas abiertas por
Venezuela.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.