Arango podría asumir esta Copa América más retrasado, como volante de contención. (Foto EFE)

Cuando el argentino José Omar Pastoriza lo mandó al campo ante Colombia para disputar su primer partido internacional, el venezolano Juan Fernando Arango no se imaginó que 16 años después debutaría el domingo ante el mismo rival en la sexta y última Copa América de su exitosa carrera.

A los 35 años y después de brillar en las ligas de España, Alemania y México, donde juega en la actualidad, Arango sigue siendo considerado el mejor futbolista venezolano y pocos dudan de que se trata del más importante jugador de la historia de la “Vinotinto” y una pieza vital en el esquema del técnico Noel Sanvicente.

Los números lo avalan: 118 encuentros internacionales, con 25 tantos (tres de ellos no oficiales), y el honor de ser junto al paraguayo José Luis Chilavert, el ecuatoriano Edison Méndez y el chileno Marcelo Salas los únicos jugadores que anotaron goles en cuatro eliminatorias mundialistas diferentes.

Si a Arango y a Venezuela le va bien en este Copa América, el “Huracán del Caribe” podría revertir su decisión de no participar de otro proceso mundialista y, gracias a su zurda mágica, tendría muchas posibilidades de quedarse con ese orgullo en soledad.

Venezuela es el único país de Sudamérica que nunca participó en un Mundial. Pero el éxito de Arango en el exterior logró atraer hacia el fútbol algo más de protagonismo en un país de fuerte tradición beisbolera.

“Este equipo se está preparando para seis partidos. Estamos haciendo las cosas bien para llegar a una final y hay que ir poco a poco. Tenemos tres partidos en la primera ronda que van a ser complicados y hay que ganarlos”, afirmó Arango antes de llegar a Chile, con la idea de mejorar el cuarto puesto logrado en la última edición de la Copa en Argentina.

Como una gracia del destino, Colombia será otra vez parte importante de su historia: ante la patria de sus padres, el 15 de marzo de 1999 se llevó a cabo aquel amistoso en Caracas en el que Pastoriza lo hizo debutar a los 19 años.

Dos después, anotó ante Colombia su primer gol con la “Vinotinto”, en las eliminatorias rumbo al Mundial de Japón y Corea. Y en la siguiente clasificación, convirtió el gol del triunfo en el histórico 1-0 en Barranquilla en 2003.

Para dejar en claro que Colombia le sienta bien, el zurdo también le marcó en el partido rumbo a Sudáfrica 2010, en el triunfo 3-1. “Todos sabemos que los partidos contra Colombia son prácticamente a muerte, son muy equilibrados y disputados, llevamos muchos años en eso”, remarcó Arango en declaraciones difundidas por la Federación de su país.

Con el paso de los años, el centrocampista reconoce que perdió velocidad, aunque asegura que ganó visión de juego. Por eso, en Chile se lo verá en una posición más retrasada, un poco más lejos del arco rival.

“Los años no pasan en vano, antes yo era un poco más rápido que ahora, tengo mucho más visión de juego, y creo que en esa posición de contención puedo hacer muchos más pases a los delanteros para que puedan concretar, y también puedo tener mucho disparo de media distancia”, analizó.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.