COMPARTE

Como un veterano de 14 campañas en Grandes Ligas, el dominicano Juan Uribe ha gozado del éxito en casi todos los equipos que ha integrado. Por eso sorprendió que el quisqueyano haya sido cambiado dos veces este año.

El experimentado infielder pasó de los Dodgers a los Bravos a comienzos de la temporada, en un canje de seis jugadores que también envió al antesalista venezolano Alberto Callaspo a Los Angeles. El 24 de julio canjeado junto al utility Kelly Johnson a los Mets.

Uribe estaba consciente de que un cambio puede ocurrir en cualquier momento, pero reconoció que no es fácil ser una cara nueva en un equipo.

“Es un poquito duro, porque uno tiene compañeros con los que te llevas bien”, manifestó Uribe en una rueda de prensa con los medios hispanos en el Citi Field. “Pero gracias a Dios tengo algo que cuando llego a un sitio, rápidamente (no sé si es como trato a mis compañeros) hago la familia rápido. Pero es un poquito duro”.

Ahora con su llegada a un equipo en plena pelea por un cupo en la postemporada, Uribe señala que su mentalidad no ha cambiado, pero sabe que ahora parte de su responsabilidad es indicarles a sus compañeros jóvenes lo necesario para llegar lejos.

“Siempre le digo a mis compañeros que se enfoquen en que el equipo gane. Porque si el equipo gana, nadie ve si Uribe está bateando .200 o está bateando .100, sino que dicen que los Mets están calientes.”, dijo Uribe. “Siempre a los muchachos les digo que lo importante es ganar. Sea como sea ganar. Y llegar a una Serie Mundial, eso no tiene precio”.

El dirigente de los Mets, Terry Collins, recibió con los brazos abiertos la presencia veterana que trajo Uribe al clubhouse. El piloto agregó que el quisqueyano no tardó para poner su toque de energía y ser mentor de los jóvenes del equipo.

“Llegó al clubhouse con personalidad, con reputación y atrae a todos los muchachos latinos”, señaló Collins. “Lo conocen, han escuchado de él. Es un muchacho extrovertido, con un gran sentido del humor. Quisiera decirles aquí las bromas que hace, pero no puedo. Es maravilloso tenerlo aquí. La gente aquí gravita hacia esa clase de muchachos”.

Uribe, de 36 años, dice que aunque ya tiene dos anillos de Serie Mundial (uno con los Medias Blancas en el 2005 y otro con los Gigantes en el 2010) y ahora 1,500 imparables en su carrera, piensa que todavía le queda camino por recorrer y algunas metas por alcanzar.

“El ganar una Serie Mundial no es fácil… pero siempre que es hora de venir a jugar, tengo dos cosas que no he probado”, expresó Uribe. “Nunca he ido a un Juego de Estrellas y quisiera ir, no les miento; quisiera ir. Un Guante de Oro. Siempre he soñado con eso y sería bonito tener uno”. (LasMayores.com)




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.