COMPARTE

EFE

La guerra entre el Gobierno de Kiev y los insurgentes prorrusos del este del país cobró este jueves una nueva dimensión al estrellarse un Boeing 777 malasio con 295 personas a bordo en la rebelde región de Donetsk, un hecho del que se acusan mutuamente ambas partes.

El aparato, que cubría la ruta Amsterdam-Kuala Lumpur, se estrelló cerca de la localidad ucraniana de Sneshnoye, después de perder contacto con tierra cuando se encontraba a unos 50 kilómetros de la frontera rusa.

“Han muerto los 280 pasajeros y 15 miembros de la tripulación”, informó Antón Gueráshenko, asesor del ministro del Interior ucraniano, en su página de Facebook.

Gueráshenko aseguró que el aparato fue abatido por un cohete tierra-aire lanzado por un sistema de misiles Buk en una zona de Donetsk que está bajo el control de los milicianos separatistas.

El propio presidente de Ucrania, Petró Poroshenko, dijo no descartar que el avión fuera derribado, y calificó lo sucedido de “acto terrorista”.

“En los últimos días, este es el tercer caso trágico de este tipo, después de que fueran derribados un An-26 y un Su-25. No descartamos que este avión también fuera alcanzado”, aseguró Poroshenko, según su servicio de prensa.

“Poroshenko sobre el avión estrellado: esto no es un incidente ni es una catástrofe, sino un acto terrorista”, escribió el jefe de prensa del presidente ucraniano en su Twitter.

Sin embargo, representantes de la autoproclamada república popular de Donetsk negaron que dispongan de armamento para derribar un avión que volaba a 10.000 metros de altura, y acusaron a la Fuerza Aérea ucraniana de haber derribado el aparato desde un cazabombardero.

Los medios rusos fueron más allá y especularon con la posibilidad de que el Boeing 777 que se estrelló fuera derribado por un misil ucraniano que tenía por objetivo el avión del presidente ruso, Vladímir Putin, según una fuente de la Aviación de Rusia citada por Interfax.

“Puedo decir que el avión presidencial y el Boeing de Malaysian Airlines se cruzaron en el mismo punto y en el mismo corredor. Esto sucedió cerca de Varsovia en el nivel de vuelo 330a a una altitud de 10.100 metros. El avión presidencial estaba allí a las 16.21 hora local (12.21 gmt) y el avión de Malaysia Airlines a las 15.44 (11.44 gmt)”, precisó la fuente.

Para añadir más elementos a la incertidumbre y a la guerra de propaganda que rodea este suceso, el Servicio de Seguridad de Ucrania (SBU, siglas en ucraniano) aseguró haber captado una conversación en la que los rebeldes reconocen el derribo del avión de pasajeros.

Según el vídeo colgado por el SBU en Youtube, se escucha como uno de los comandantes insurgentes le informa a otro sobre el derribo de un avión comercial en la región de Donetsk.

Los rebeldes prorrusos que luchan desde abril contra el Gobierno de Kiev informaron poco después de que hallaron numerosos cadáveres, entre ellos de niños, en el lugar del siniestro, mientras se difundían numerosas fotos de los restos del aparato siniestrado.

Y una fuente del Ministerio de Situaciones de Emergencia dijo que ya habían sido encontrados más de 100 cuerpos, y que el resto de los cadáveres están desperdigados en un radio de 15 kilómetros.

Los milicianos también encontraron la caja negra del avión, y dijeron que tienen intención de entregarla a inspectores internacionales. El presidente Poroshenko ordenó crear una comisión estatal para investigar las causas de la tragedia e invitó a colaborar a representantes de Malasia y Holanda.

También los representantes de la república popular de Donetsk aseguraron que están interesados en el esclarecimiento de la catástrofe, por lo que permitirán la entrada de inspectores aéreos internacionales y propusieron al Gobierno ucraniano un alto el fuego para investigar la tragedia del avión.


El presidente de Ucrania calificó lo sucedido de “acto terrorista”. (Foto EFE)




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.