COMPARTE

AFP

Un casco de piloto sobre el ataúd: la élite de la F1, entre
ellos Lewis Hamilton y Alain Prost, dijo adiós este martes en Niza a Jules
Bianchi, el joven francés que murió en la noche del viernes, tras pasar nueve
meses en coma después de su accidente en el Gran Premio de Japón.

Bianchi, gran esperanza de la Fórmula 1, hubiera cumplido 26
años el 3 de agosto, y hubiera sido parte del prestigioso equipo italiano,
Ferrari. Pero este gran futuro se vio truncado por el accidente en octubre de
2014 en el circuito de Suzuka.

Su funeral tuvo lugar en Niza, su ciudad natal, en donde
falleció. Con la presencia de numerosos pilotos de todas las edades, incluyendo
a la casi totalidad de sus compañeros en las dos temporadas que compitió en la
Fórmula 1 en el seno de la escudería Marussia.

Al finalizar la ceremonia, el féretro salía de la catedral
Sainte-Réparate acompañado por el alemán Sebastian Vettel (de quien podría
haber sido compañero en Ferrari), como por otros pilotos como Romain Grosjean o
el brasileño Felipe Massa. Dos grandes retratos del joven piloto francés adornaban
la fachada de la catedral.

Todos los pilotos desfilaron ante el ataúd sobre el que se
encontraba el casco de Bianchi. Las leyendas galas Alain Prost u Olivier Panis,
las estrellas de Mercedes, Hamilton y el alemán Nico Rosberg, y jóvenes
corredores que sueñan con llegar a la Fórmula 1 como hizo Jules (Bianchi), como
Adrien Tambay y Norman Nato.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.