COMPARTE


María Antonieta Feo viaja hoy a España. (Foto Nubia Reina)

Luis Carías Toscano || lcarias@el-carabobeno.com

A través de redes sociales y de múltiples cartas, María Antonieta Feo, una joven con 31 semanas de embarazo, ha solicitado apoyo. Su hijo Maximiliano presenta una compleja cardiopatía congénita que debe ser operada poco después de su nacimiento.

En 2012 la joven madre vivió una experiencia similar, cuando en la semana 24 de gestación recibió la noticia de que su hijo presentaba una cardiopatía congénita, la enfermedad que causa más muertes en el primer año de vida. Su caso era complicado: una impresión que diagnosticó Doble Cámara de Salida del Ventrículo Derecho y CIV sub-pulmonar. Con apenas dos días de nacido, su primer hijo Miguel Andrés fue intervenido quirúrgicamente para colocarle un marcapaso. A los cinco meses y medio de nacido falleció.

El 28 de octubre, con un avanzado embarazo, su segundo hijo fue diagnosticado con una cardiopatía congénita, esta vez de Doble Cámara de Salida del Ventrículo Derecho con hipoplasia de arteria pulmonar y ramas. “Me trasladé a Caracas para chequearme con los médicos que trataron el primer caso y explicaron que la cardiopatía era menos compleja. Maximiliano tiene altas probabilidades de sobrevivir tan solo con una intervención quirúrgica”. Dada la escasez de insumos médicos en Venezuela, los doctores le recomendaron tratarse en el extranjero.

Opciones afuera

La primera opción de María Antonieta Feo y su esposo era Estados Unidos. Tras una investigación, encontró la fundación Patrons of The Hearts, en Jacksonville, Florida, Estados Unidos. “Un grupo de médicos estudió el caso y aceptaron hacerse cargo de la operación”.

Aunque el proceso avanzaba con normalidad, cuando acudió a la embajada americana, en Caracas, a consignar los diversos informes médicos y la carta de la fundación, su Visa fue rechazada. El alegato del funcionario consular fue que no podían otorgar el documento prediciendo el futuro de un bebé nonato.

La joven aseveró sentirse indignada porque situaciones de tanta gravedad y trascendencia dependieran de la discrecionalidad de un funcionario. “Y aunque sé que no soy quién para juzgar o criticar su forma de proceder, sí tengo que confesar que sentí muy poca humanidad y que me afectó enormemente la frivolidad con que fue evaluada mi situación, pues ni siquiera el funcionario revisó los informes médicos que le presenté”.

Ella cree que la negativa estuvo relacionada con el temor del funcionario de que su hijo naciera en suelo norteamericano.

La segunda opción era España. Allí consiguió el Hospital Universitario La Paz, un centro hospitalario de titularidad pública administrado por el Servicio Madrileño de Salud, dependiente de la Consejería de Sanidad. Es un hospital de referencia para toda Europa. “Prácticamente nos están esperando mientras hacemos los trámites ante la embajada”. La familia gestiona el Documento Nacional de Identidad, el Seguro Social o la tarjeta de asistencia y sanidad, necesarios para reducir los costos de los tratamientos médicos.

Diversas complicaciones

Aunque la joven de 29 años aseveró que las indagaciones hechas durante el último mes le han dejado exhausta física y mentalmente, ella se comprometió a ganar la batalla sin importar los costos.

En ese mes ha recopilado los enlaces hechos con la Fundación Patrons of The Hearts, en Florida, finalmente descartado por el rechazo de la Visa, así como otros registros explicativos sobre el primer y el segundo caso.

También se vio obligada a tramitar un informe médico de la aerolínea con la que viajará a España, pues conseguir pasajes en medio de la escasez fue una odisea. Al final, sin embargo, se le concedió una autorización para montarse en un avión por caso especial, lo cual hará este 6 de diciembre.

Las redes sociales, una ventana

Para esta joven madre, las redes sociales se han convertido en la mejor alternativa de comunicación. Ha recibido múltiples muestras de afecto a través de estos mecanismos. “Me han escrito personas que ni conozco y médicos de todas partes que se han puesto a la orden”.

De hecho, ha usado las redes sociales como un trampolín para solicitar colaboración, pues a través de su cuenta en Instagram: @Maxiysucorazontenecesitan publicó diversas opciones para colaborar. “Evidentemente, jamás me imaginé que la colaboración sería tan emotiva”.

A través de diversas cuentas en bancos nacionales, especificadas en la cuenta de Instagram, muchas personas han colaborado con su causa y mediante la página web: www.gofundme.com/maximiliano, fue activada una cuenta en el extranjero y otras personas han hecho donaciones en moneda extranjera.

La angustia de la familia es terrible. Ya ellos vivieron el dolor de perder un hijo. “Las posibilidades son más altas en el extranjero, donde existen más recursos tecnológicos de los que hay en este momento en Venezuela”.

Explicación médica

Dos especialistas en cardiología consultados coincidieron en que la cardiopatía congénita es una enfermedad que bien puede ser de nacimiento, tener alguna carga genética o derivada de problemas farmacológicos, que requiere de varias operaciones.

Todas las intervenciones quirúrgicas conllevan riesgo, pero hay muchas probabilidades de sobrevivir y desarrollarse con normalidad, apuntó uno de los especialistas consultados.

La cardiopatía congénita diagnosticada al hijo de María Antonieta Feo debe ser atendida con urgencia y en Venezuela existen pocos mecanismos para hacerlo. “Esas intervenciones son muy costosas y normalmente sólo pueden hacerse exclusivamente a través de fundaciones”.

Algunos sitios web indican que no hay causas específicas para la cardiopatía y se continúan haciendo investigaciones, aunque fármacos como el ácido retinoico para el acné, sustancias químicas, el alcohol e infecciones durante el embarazo pueden contribuir.

El azúcar en la sangre mal controlado en las mujeres que tienen diabetes durante el embarazo también se ha relacionado con una alta tasa de problemas cardíacos congénitos.

El tratamiento que se emplea y la forma cómo el bebé responde a éste dependen de la afección. Muchas anomalías necesitan un cuidadoso seguimiento. Algunas sanarán con el tiempo, otras necesitarán tratamiento.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.