COMPARTE

Alfredo Fermín || afermin@el-carabobeno.com

Para Ezequiel Zamora, quien fue vicepresidente del Consejo Nacional
Electoral (CNE) entre 2003 y 2004, si el gobierno de Nicolás Maduro continúa
observando que no podrá ganar las elecciones parlamentarias las va a impedir
con cualquier pretexto.

Su argumentación está basada en que considera que las autoridades
del  CNE se quitaron la careta para comportarse
como activistas del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) por lo cual
escondieron la  fecha de los comicios,
que se daban con  un año de anticipación.

-Faltando cinco meses todavía no se conocen los cronogramas de
auditorías para el software. Continúan negando la presencia de observadores de
la ONU, la OEA y la Unión Europea porque lo que quieren es que continúen
viniendo los panas de Chávez. No quieren representantes internacionales. Hablan
de acompañamiento, que no es más que un viaje turístico de cinco días, con
viáticos incluidos, para los grupos amigos del gobierno.

¿Cuál es su opinión sobre la decisión de integrar las listas de
candidatos a diputados de acuerdo con  la
igualdad de género?

-Adicional a las irregularidades mencionadas, el CNE dispuso la igualdad
de género, que no estaba planteada, para darle ventaja al régimen. De esta
manera, se violenta el artículo 298 de la Constitución, que es doctrina
electoral, según el cual en los últimos seis meses antes de las elecciones no
habrá cambios de normas para evitar las normas sobrevenidas, que acostumbra
utilizar el movimiento rojo rojito para tomar más ventaja.

Ante estas irregularidades ¿qué puede hacer la MUD?

-La oposición va mucho más allá de la MUD, porque ésta es una parte
pequeña de la oposición. Hay miles de electores que no forman parte de los
partidos políticos pero  integran la
oposición fuerte contra este régimen.

La MUD desde hace años ha debido pelear por el cuaderno de votación que
le quitaron para sus elecciones primarias. No debió nunca haber realizado sus
primarias bajo el control del CNE. Ha debido encarar y pedir el registro
electoral y traer autoridades de los partidos internacionales que comprueben
que aquí no hay democracia sino un régimen dictatorial.

Realizar elecciones no significa que cuando se vota, se pueda elegir.
Hay muchas dudas sobre si quien vota elige. Si 
votando no se elige, no hay elecciones transparentes.

Si no es legal la disposición de integrar las listas de diputados con 40
por ciento de mujeres. ¿qué debería hacer la oposición?

-Rebelarse, de acuerdo con la Constitución. Es cierto que todos los
poderes están controlados, pero al menos se puede ir a la ONU, a la Unión
Europea, a la OEA y demostrar que en Venezuela se violan las normas
constitucionales. No hay por qué quedarse calladitos, como si lo único que
interesa es obtener unos carguitos en la Asamblea Nacional. Es mucho más lo que
nos estamos jugando en estas elecciones para que la MUD tenga una actitud tan
pacífica, pasiva o demasiado complaciente.

¿No le parece que esa  decisión
del CNE puede procurar un conflicto para que las elecciones no se efectúen este
año?

-No depende de la MUD la suspensión de las elecciones. Pero si el
régimen ve que le resultará imposible ganar las elecciones, estoy seguro de que
se presentará alguna causal para apelar a la suspensión de garantías, por
cualquier motivo,  para posponer las
elecciones.

El régimen se juega la vida en esta elección. En la Cuarta República el
cambio de un gobierno a otro se producía sin ningún trauma, y vimos como
Venezuela fue uno de los países más transparentes del mundo. Las  elecciones las ganaban partidos de oposición.
Fue así como en 1998, con un CNE donde el 
Movimiento V República no tenía representación, con votación y
escrutinios manuales, sin trampas ni trucos de intereses pecuniarios, se
hicieron las elecciones y a las 7:30 p.m. se proclamó como presidente a Hugo
Chávez, con el 53% de los votos.

¿Hubo seriedad en las elecciones primarias del PSUV?

-Ese fue un show de tarifa mínima. A través de las cámaras y fotografías
se constató que los centros de votación estaban vacíos. Fue por eso que dieron
prórroga tras prórroga, para terminar diciendo que sacaron tres millones de
votos, lo que nadie cree, salvo que esa cifra sea de electores fantasmas. 

Es natural que no haya salido a votar un pueblo que vive escasez, que
sufre hambre, que está consciente de que el gobierno está pidiendo créditos con
los que nos sacan las agallas y, sin embargo, con ellos no podemos pagar la
deuda externa, mientras que países de Petrocaribe: Guyana, Cuba y Haití, deben
cerca de 30 mil millones de bolívares que no piensan pagar.

La actuación de Tibisay Lucena

¿Cómo exrector del Consejo Nacional Electoral que opina usted de las
actuaciones de su presidenta Tibisay Lucena?

-Este Consejo Nacional Electoral nunca debió ser electo porque violenta
la Constitución Nacional. Sus  integrantes
son militantes del PSUV y de partidos afines. Vimos cómo se hicieron prórrogas
para reelegir a la presidenta Tibisay Lucena y a la vicepresidenta Sandra
Oblitas. No entregan el Registro Electoral a los partidos de oposición, lo cual
se traduce en  ventaja para unos y
desventaja para otros.Vimos cómo desaparecieron el financiamiento a los
partidos opositores, pero sabemos como recursos del Estado: dinero, vehículos,
funcionarios y logística favorecieron la campaña de los rojos rojitos. El
desequilibrio es total y los medios de comunicación saben que la proporción es
de 100 a una en publicidad. ¿Quién paga eso? Son fondos del Estado que se dan
bajo cuerda. La imparcialidad no existe para el Consejo Nacional Electoral.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.