COMPARTE

EFE

Grandes cucharones azules esparcidos por el recinto de la
Expo de Milán portan un mensaje, el del Hambre Cero, con el que la ONU pretende
concienciar sobre la necesidad de eliminar ese mal en un mundo capaz de dar suficientes
alimentos para todos.

No siempre aparecen a simple vista entre los numerosos
pabellones de los países que este año han apostado por sus bondades culinarias
bajo el lema común de la Exposición Universal “Alimentar el planeta,
energía para la vida”.

Hay que fijarse en las cucharas repartidas en rincones
concretos, como al lado de la megaescultura que imita a un árbol y está ubicada
en un lago artificial, alrededor del cual se detienen los visitantes para
descansar de la caminata.

Raffaela, procedente de Austria, está agotada tras una
jornada de fuerte calor y, aunque no se ha parado a ver las instalaciones de la
ONU, cree que el paseo sí le ha permitido reflexionar en general sobre la
problemática del hambre.

“Me ha hecho ser más consciente de cómo el mundo puede
producir tantos alimentos y al mismo tiempo la gente puede morir de hambre y
por sobrepeso”, reconoce.

En este mundo de contrastes, donde se calcula que 795
millones de personas aún se van hambrientas a la cama, la cuchara es el único
utensilio de la cocina que se emplea en todas las culturas, por lo que fue
elegido como elemento común para expresar el reto del Hambre Cero, explican a Efe
fuentes de Naciones Unidas.

El organismo ha optado por estar presente con distintos
paneles a lo largo del itinerario en vez de construir un espacio propio como en
ocasiones anteriores.

Donde más ha dejado huella es en el Pabellón Cero, un
recorrido por la historia del hombre en que se destacan temas como la
importancia de la biodiversidad agrícola o la sostenibilidad de la cría de
animales.

Grandes montañas de basura intentan sensibilizar sobre el
desperdicio de comida. Al mismo tiempo, una pantalla gigante imita los gráficos
de una bolsa de valores e incluye vídeos para retratar la volatilidad de los
precios de los alimentos y su impacto negativo en las poblaciones más
vulnerables.

El italiano Enrico Corvino, que trabaja como diseñador en
China y ha aprovechado para visitar la Expo en vacaciones, se muestra
“impresionado” por este pabellón ideado por Michele de Lucchi que le
ha hecho pensar en “los problemas y las soluciones más inteligentes
existentes para ayudar a los otros en el mundo”. “Me he llegado a
preguntar -añade- si puedo hacer algo por los demás en mi vida cotidiana”.

A través de una aplicación para móviles, los turistas
también pueden participar en el reto de acabar con el hambre descargándose un
juego interactivo en las distintas instalaciones de la ONU.

Además, existen áreas dedicadas al arroz, el cacao y el
chocolate, las frutas y legumbres, las especias y los cereales en las que
profundizar los conocimientos sobre su cultivo.

Países que por sus condiciones no tienen un pabellón propio
están allí representados. Es el caso de Bangladesh, donde se pueden degustar
cuatro tipos de arroz local.

“En nuestro país el arroz es el principal alimento y
parte de la vida diaria. Lo usamos con pescado y carne todos los días”,
aunque también lo consumen los vegetarianos, detalla el director de operaciones
del pabellón bangladesí, Emdi Abdelmatin.

Los restaurantes y tiendas de productos locales no faltan en
esos espacios, que hacen especial referencia a la igualdad de género, a la vida
en las islas, a la dieta mediterránea o a los ecosistemas áridos.

Incluso existe la posibilidad de visitar un
“supermercado del futuro” y pensar en cómo una buena red de
información aumenta la interacción entre productores y consumidores. O en
cuáles serán las próximas tecnologías inteligentes para cocinar. Entre tanta
invitación al consumo, la Expo también deja en el aire preguntas sobre la forma
de mejorar la alimentación en el planeta.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.