Custo apostó por dejar que sus diseños transparentaran la piel. (Foto AFP)

EFE

Una feliz coincidencia hizo este domingo que, en la jornada más española de la Semana de la Moda de Nueva York, dos modistos tan distintos como el veterano Custo Barcelona y la nueva adquisición de la pasarela, Etxeberría, titularan a sus colecciones “Skin” (piel en inglés) y “Pura piel”, respectivamente.

Los dos se vieron las caras con pesos pesados como DKNY y Diane von Fürstenberg, pero salieron airosos del reto y, a pesar de las similitudes del título, nada tuvieron que ver el uno con el otro.

Mientras Custo apostó por dejar que sus diseños transparentaran la piel de la mujer, con mirillas, estudiados jirones, transparencias y rejillas, Etxeberría se entrega a un festín atávico de cueros y anguilas de poderoso magnetismo.

Custo Dalmau, a quien todos los diseñadores españoles deben el respeto de haber abierto camino en la Semana de la Moda de Nueva York a la creación ibérica, prosigue su camino a la sofisticación, “hacia la madurez, que no el envejecimiento” de una marca que, pese a todo, mantiene su ADN en el color y el grafismo.

“Skin” propone “cubrir el cuerpo de la mujer con el menor tejido posible. Camuflarlo”, asegura el diseñador catalán, quien cosechó aplausos por una colección epidérmica en la que los tejidos van desde el algodón, la seda o el lino hasta tejidos de última tecnología, lamé o artesanía.

Todos ellos juegan con la piel de la mujer: proyectan sobre ella, la potencian o a veces se mimetizan. El verano, para Custo, viene más caluroso que nunca y las prendas se reducen a la mínima expresión. A veces, solo una estructura que no ejerce ni peso ni casi roce sobre los cuerpos de las modelos. Su belleza apenas da sombra.

Los dos españoles tuvieron que verse las caras con dos veteranas. Diane von Fürstenberg se llevó el verano a uno de los destinos de elite más populares: la Riviera francesa. Y allí le esperó una de sus grandes amigas, Naomi Campell, que cerró el desfile con un vestido multicapa fresquísimo de tirantes mínimos con el que dio la foto del día.

Por su parte, la neoyorikina Donna Karan presentó la colección de DKNY, que combinó vestidos con miriñaque con juegos de volúmenes y faldas superpuestas con las deportivas.

Estampados geométricos, colores negros, cítricos apagados o metálicos y cabellos de efecto mojado conforman su propuesta de gama más accesible, que se presentó un día antes de la firma que lleva su nombre completo, Donna Karan New York, más ambiciosa.

Junto a ella, mañana será la jornada del habitual careo aristocrático entre la venezolana Carolina Herrera, la favorita de la mujer sofisticada del Upper East Side de Nueva York, y Tommy Hilfiger, adalid del estilismo del universitario “chic”.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.