COMPARTE


(Infografía José Ángel López)

Dayrí Blanco

La soberanía alimentaria es una ilusión de múltiples caras. Tiene líneas rectas en caída de manufactura y distribución de productos que se confunden con picos altos de aumentos de presupuestos. La memoria y cuenta 2014 del Ministerio de Alimentación es un esbozo claro de números contradictorios y una realidad que no puede ser ocultada. En el documento entregado ante la Asamblea Nacional las importaciones son líderes, la producción local subestimada y grandes proyectos no son ni recordados.

El monstruo de la Misión Alimentación es la Corporación de Abastecimiento y Servicios Agrícolas, S.A. “La Casa, S.A.”. Las cifras son escandalosas. Logró representar el 53% de la distribución en 2014 al pasar de un millón 889 mil 340 toneladas a dos millones 519 mil 337 durante el último período, lo que es igual a 33,34% de incremento. A grandes rasgos parece una gestión positiva. La historia para la producción nacional es otra. El 92,74% del presupuesto del ente fue destinado a la importación de productos terminados. Apenas el 0,32% se empleó para la compra de materia prima y el reacondicionamiento de plantas industriales. El 6,95% restante correspondió a gastos administrativos.

Estos datos coinciden con los reiterados alertas que el sector agroindustrial ha hecho. Las restricciones para el acceso de insumos son cada vez mayores. La prioridad ha sido abastecer el mercado con productos importados y los convenios con Petrocaribe, Nicaragua, República Dominicana y El Salvador por compensación petrolera equivalente a tres mil 239 millones 124 mil 193 dólares, fueron determinantes.

La partida inicial de La Casa, S.A. de 32 mil 266 millones 275 mil 911 bolívares no fue suficiente para garantizar la tan promocionada soberanía alimentaria. El presupuesto fue modificado 11 veces y alcanzó el monto de 69 mil 521 millones 530 mil 238 bolívares, lo que representa un 115,46% de aumento, y estuvo 48,3% por encima de lo asignado en 2013.

Industria contradictoria

2008 fue el año de la bandera de expropiaciones de industrias del Gobierno nacional. En ese plan entraron Industrias Diana y Lácteos Los Andes y pasaron a depender del Ministerio de Alimentación. Los resultados no han sido positivos. En ambos casos una contradicción es evidente en la memoria y cuenta. Se refleja que la producción estuvo por encima de la distribución. Desde Lácteos Los Andes se distribuyeron 237 mil 804 toneladas, 28 mil 129 toneladas menos de las producidas. En cuanto a grasas y aceites se distribuyeron 71 mil 346 toneladas, 53 mil 136 menos de las manufacturadas. Se desconoce el destino de esos excedentes.

Durante el último año la producción de Industrias Diana cayó en 25% al descender de164.904 toneladas registradas en 2013 a 124 mil 482. Con un presupuesto de cuatro mil 598 millones 462 mil 209 bolívares, 24,9% por encima del otorgado para el período anterior, se destinó mil 707 millones 603 mil 350 bolívares para el incremento del volumen de producción, pero el objetivo no se logró. En 2014 se colocaron en el mercado 37 mil 135 toneladas de margarina, siete mil 699 toneladas de jabón de uso doméstico, mil 886 toneladas de manteca y mil 831 toneladas de papelón. La empresa tenía previsto producir en 2014 un total de 200 mil 580 toneladas, es decir, que solo se cumplió 74% de la planificación calculada.

En el documento del Ministerio de Alimentación se refiere, además, que Industrias Diana tuvo una operatividad promedio de 64%. El despacho mencionó que entre los obstáculos en la producción el año pasado estuvo la “discontinuidad en el suministro de envases e insumos” por parte de los proveedores principales, que “alegan no contar con divisas suficientes para honrar los compromisos adquiridos con Industrias Diana”.

En Lácteos Los Andes la producción cayó 11% pese a que el año pasado se amplió la cartera de productos de la empresa. Se incorporaron nueve bebidas nuevas con una inversión que superó los cuatro millardos de bolívares. En 2014 se manufacturó 265 mil 933 toneladas de productos lácteos, jugos y néctares, mientras que 2013, se produjo 298 mil 045 toneladas. Si se compara con 2012, la producción cayó 21%.

Distribución en picada

En Mercal los números tampoco fueron los deseados. Con un incremento de 62,29% del presupuesto con respecto al asignado en 2013, distribuyó 17 mil 326 toneladas menos al pasar de un millón 264 mil 694 toneladas a un millón 247 mil 368.

De los recursos provenientes de la comercialización de productos alimenticios, se devengó en efectivo 13 mil 800 millones 572 mil 147 bolívares, lo que representa el 50% del monto estimado, la baja recaudación de ingresos, según el documento entregado en la AN, se debe a que Mercal comercializa productos a crédito. Y de la totalidad de los créditos adicionales otorgados por mil 611 millones 37 mil 466 bolívares, se recaudó el 75,96%, debido a que los recursos destinados al Plan de Expansión II, presenta niveles de ejecución muy bajos, solo se estima recaudar el 14% del monto solicitado.

Venezolana de Alimentos, S.A. (Venalcasa) es una empresa filial de La Casa. S.A. En la memoria y cuenta de 2013 se anunció la incorporación de ocho nuevas plantas procesadoras y empaquetadora de alimentos que incrementan la capacidad instalada de Venalcasa en 64 mil toneladas. Pero en la de 2014 se refleja una caída de 37,1% en la distribución al pasar de 13 mil 465 toneladas a ocho mil 470 a ocho mil 470 toneladas.

Erogación monetaria

Aunque la meta era contrarrestar la guerra económica con un plan agresivo de abastecimiento, otras dependencias no dieron los resultados esperados. Desde la Productora y Distribuidora Venezolana de Alimentos, S.A. (Pdval) aumentó la distribución en 28,95% al pasar de 296 mil 22 toneladas de alimentos en 2013 a 381 mil 967 toneladas. Pero en relación a los costos y gastos, la empresa presentó una mayor erogación monetaria que se ve reflejada en el incremento de los costos de venta (40,49%) así como también de los gastos del personal y administración (23.03%).

Proyectos olvidados

La memoria y cuenta de 2013 refleja la activación de la planta de harina de maíz Valle Guanape con una capacidad instalada de dos mil 40 toneladas al mes, lo que es igal a 28 mil 800 al año. En la de 2014 se destaca que la empresa ubicada en Anzoátegui produjo al 16,67% basado en otra capacidad distinta de 300 toneladas mensuales. (DB)




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.