COMPARTE

EFE

El Barcelona dormirá una semana más como líder del Grupo E
de la Liga de Campeones tras derrotar hoy a domicilio al BATE Borisov (0-2), un
rival muy inferior a los azulgranas, que contaron con la sociedad
Neymar-Rakitic para finiquitar un partido que dominaron a placer.

En estos primeros minutos, Neymar, Luis Suárez y Munir
pusieron a prueba los reflejos de Chernik, mientras el BATE, exigido y
asfixiado, era incapaz de salir con el balón jugado de su campo ni armar una
contra.

Entonces llegó la lesión de Sergi Roberto y el Barcelona
pareció entrar en una pequeña depresión. Los hombres de Luis Enrique acusaron,
desconcertados, el enésimo contratiempo físico de unos de los suyos.

Busquets cazó un balón colgado que se paseó por la portería
del BATE sin encontrar destinatario y Bartra y Neymar lo probarían de lejos,
pero con el punto de mira desviado, poco después.

Rakitic, incorporándose desde la segunda línea, tuvo la más
clara en un cabezazo, a centro de Alves, que se marchó alto. El croata, que
poco a poco fue calentando motores tras una entrada algo tibia, también fue
víctima de un posible penalti en la recta final de esta primera mitad que el
árbitro no señaló.

Milagrosamente, el BATE había salido vivo de este primer
acto.

Pero solo aguantó los tres primeros minutos de la
reanudación: el tiempo que Neymar tardó en agarrar un balón por banda
izquierda, zigzaguear entre varios rivales y cederlo a Rakitic que, solo desde
la frontal, enviaba a la escuadra un derechazo imparable para colocar el 0-1 en
el marcador.

Una volea de Neymar y un disparo alto de Munir avisarían a
Chernik antes del segundo. Los protagonistas fueron los mismos que en el 0-1:
Neymar en la conducción y la asistencia, y Rakitic en la definición, esta vez,
una sutil vaselina sobre la salida del meta bielorruso.

El Barça aprovechó para soltar el pie del acelerador. Y, en
la recta final, el conjunto que dirige Aleksandr Yermakovich, por fin pudo
acercarse a Ter Stegen con un tiro inocente de Sigmevich y otro desviado de
Kartniski.

Neymar, a quien solo le faltó el gol, lo intentó hasta el
último minuto. Y a punto estuvo de encontrar el premio a su insistencia en un
control y remate forzado que no vio puerta cuando el partido estaba a punto de
entrar en el añadido.

El Barça mereció más, pero se marcha de Bielorrusa con la
clasificación bien encarrilada después de que Leverkusen y Roma empataran hoy
en el otro partido del grupo. Una jornada redonda para el conjunto azulgrana.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.