COMPARTE

Beatriz Rojas || Brojas@el-carabobeno.com

La gente hizo interminables colas en los alrededores de los supermercados este sábado. Muchos estaban molestos porque el esfuerzo solo les valió para comprar tres kilos de pasta y a precio no regulado. 

Mirna Urriola viajó desde Boquerón hasta el municipio San Diego. A las 2:00 a.m. llegó al supermercado Hiper Lider, donde ya la fila era muy larga, pero no le importó porque pensaba que iba a llevar suficiente comida para su casa. 

A las 7:00 a.m. todos querían entrar y en medio de un forcejeo tumbaron el portón que da acceso al estacionamiento. Los trabajadores del mercado lo montaron de nuevo, pero aproximadamente a las 9:30 a.m. fue derribado de nuevo. 

Un efectivo de la Guardia Nacional que intentó impedir la acción, contó que perdió una uña de la mano. 

La seguridad fue reforzada con efectivos policiales. 

Quienes ingresaron al mercado después de las 10:00 a.m. solo pudieron comprar tres kilos de pasta. Cerca de las 11:00 a.m. había por lo menos 500 personas esperando. 

En Makro un buen número de personas hizo la cola en pleno sol desde temprano, pero solo les vendieron dos kilos de pasta regulada a 25 bolívares cada uno. 

En el Abasto Bicentenario de la avenida Bolívar, cerca del mediodía los clientes no salían satisfechos porque no había alimentos para la venta, solo podían adquirir champú. En vano los clientes caminaban por supermercados cercanos, porque no había productos regulados en venta.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.