COMPARTE


Diputados opositores condenaron que los venezolanos paguen las consecuencias. (Foto El Carabobeño)

Gabriela Espinoza F. || gespinoza@el-carabobeno.com

El anuncio del presidente Nicolás Maduro sobre iniciar un debate nacional para aumentar los precios de la gasolina, entre otros combustibles, debe estar acompañado de la aplicación de una ley especial que garantice la planificación, la sanción y el control por parte del parlamento y demás instituciones estatales, del destino de los recursos para cerrarle las puertas a la corrupción, observó la diputada a la Asamblea Nacional, Vestalia Sampedro.

El producto del incremento de la gasolina debe garantizar el desarrollo de los sectores de producción, salud, generación eléctrica, suministro de agua y gas, entre otros servicios, para que así desaparezcan las colas y los venezolanos puedan suplir las primeras necesidades, insistió. La parlamentaria explicó que los ciudadanos también tienen que conocer el destino de cada bolívar generado por el aumento.

Vestalia Sampedro no descartó que este incremento desprenda ganancias entre 40 mil millones y 100 mil millones de bolívares, pero debe tratarse de una medida que implique para los “regalos” petroleros al extranjero y las condiciones preferenciales de venta del crudo.

Además cuestionó que con estos recursos se quiera crear un Fondo Social. Considera que su uso se fomentaría en la corrupción, como sucedió con los que han sido creados anteriormente, destacados por una total falta de transparencia. “Si el Gobierno los toma para el despilfarro, el gasto y no para inversión, su efecto inflacionario será brutal y el bolívar valdrá menos”.

La decisión de continuar aplicando el paquetazo rojo en desarrollo con el incremento de precios de los productos de primera necesidad, al subir el costo de la gasolina, tiene su origen en los desaciertos de las políticas públicas del modelo socialista. Vestalia Sampedro explicó en nota de prensa que es una medida fiscalista, que no puede ser para conservar el nivel del gasto público y mantener la base electoral del Gobierno con nuevas dádivas para paliar los efectos.

En lugar de reducir el gasto público, el Gobierno nacional lo incrementa para renglones innecesarios, como ocurrió la semana pasada al aumentar sus consumos en publicidad y propaganda en mil 400 millones de bolívares. Sampedro condenó el gasto de las divisas en la importación de carros de China, mientras que las industrias de ensamblaje están prácticamente paralizadas, lo que ha elevado los niveles de desempleo.

La parlamentaria de Proyecto Venezuela observó que los venezolanos resisten una inflación del 80% y el pago de un alto impuesto, sin que generen riqueza para sus familias. Por lo que sostiene que si esta vez se impondrá un nuevo sacrificio, su producto debe garantizarse a través de una ley.

También repudió hechos de corrupción como el registrado en el Bandes, donde se perdieron 84 millones sin que hubiera castigo o los casos irregulares en los mecanismos de control de cambio, mediante los cuales se perdieron otros 23 mil 500 millones de dólares.

Sampedro refrescó que el modelo de la calidad de vida se debe reflejar en el trabajo, en el incentivo para el desarrollo personal y colectivo, con seguridad y no en el sostenimiento de un sistema de dádivas, subvenciones y gasto público para el soporte del Gobierno.

Incremento obligado por regalo de crudo

Si el Gobierno no se hubiera dedicado a regalar el petróleo al extranjero, no existiría el anuncio de aumentar el precio de la gasolina, reflexionó el coordinador del partido Primero Justicia, Julio Borges. “¿Quién garantiza que al subir la gasolina ese dinero no se perderá?”.

Se deberá replantear el destino del dinero procedente de la venta del combustible y hay que dejar de regalarle el petróleo a Cuba y los países del Caribe, expuso el legislador.

Borges expresó que se debe abrir un debate sobre cómo se administra el dinero de los venezolanos, dónde se gasta y por qué. “Debemos preguntarnos por qué se gasta más dinero en armamento militar que en educación”.

Medida sin moral

El secretario general nacional de Proyecto Venezuela y diputado a la Asamblea Nacional por el estado Carabobo, Carlos Berrizbeitia, sostuvo que el Gobierno no tiene moral para subir el precio del combustible frente a las condiciones desfavorables en la que cede el barril de crudo a otras naciones.

Sólo a Cuba Pdvsa le ha despachado más de 15 mil millones de dólares en petróleo en los últimos 5 años. “Maduro ha regalado el patrimonio de los venezolanos en los últimos años”, cuestionó el parlamentario.

Berrizbeitia criticó que el Ejecutivo pretenda que los ciudadanos compartan su responsabilidad ante la situación económica que vive el país.

Recientemente, el ministro de Petróleo y Minería, y presidente de Pdvsa, Rafael Ramírez, indicó que Venezuela pierde más de 12 mil millones de dólares al año por el subsidio de la gasolina; sin embargo, el Gobierno prefiere incrementar el costo, para cobrarle a los venezolanos su ineficiencia en materia económica y seguir enviándole crudo a otros países; como el convenio firmado con China a mediados del mes de julio, rechazó el diputado de Prove.

Con información de Globovisión



Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.