COMPARTE

El diario español ABC realizó un reportaje sobre el por qué los billetes de 100 escasean en Venezuela.

ABC

Como por contagio, la escasez de alimentos y medicinas se
extendió también a los billetes de alta denominación de 50 y 100 bolívares. La
moneda nacional de los venezolanos se ha visto afectada por la devaluación y la
falta de papel para imprimir.

Ahora no hay cómo ni con qué comprar las cosas. La sequía de
productos básicos y de billetes para adquirirlos es agobiante, unido a la
hiperinflación y a una especie de «corralito» que ha restringido el retiro de
bolívares a la mitad de lo usual en los cajeros automáticos y bancos. La
situación se complica porque no todos los usuarios tienen tarjetas de débito y
de crédito.

El Banco Central de Venezuela publicó un aviso convocando
una licitación para el suministro de papel de seguridad para la impresión de
billetes de 50 y 100 bolívares. El aviso ha disparado las alarmas porque exige
a las empresas a que tengan «la capacidad propia y la disponibilidad» para
postularse en una licitación que se dirimirá el próximo octubre.

Según el portal «DolarToday», que ha sido blanco de los
ataques del Gobierno de Nicolás Maduro por publicar la cotización del prohibido
mercado negro donde el cambio de hoy está en 676 bolívares por dólar y 751
euros, la Casa de la Moneda, «la máquina de imprimir está que echa humo».

Su informe señala que «en junio de 2015, se imprimieron casi
1.900 millones de billetes de 100 bolívares, un poco más del doble de la
cantidad producida en junio del año anterior. Y en los estados fronterizos con
Colombia, se restringe el retiro diario en las taquillas de los bancos hasta un
máximo de 20.000 bolívares».

Resulta que en los estados fronterizos como Táchira, Mérida,
Zulia y Apure los «bachaqueros» o revendedores ganan entre un 15% y 30% por la
cantidad de billetes de bolívares que llevan a Colombia. El bachaqueo (trasiego
de hormigas bachacos) permite a los colombianospasar el contrabando pagando en
efectivo los bolívares a los militares de los puestos fronterizos sin dejar
rastro de la corrupción.

La web «DolarToday» explica que, pese a que la Casa de la
Moneda está imprimiendo bolívares, los venezolanos se están quedando cortos de
billetes. La liquidez entre enero y mayo de este año aumentó casi 13% el doble
del año pasado.

Y aclara que el estallido de los precios a ritmo de
hiperinflación hace necesario disponer de un monto cada vez mayor de dinero en
la carterapara comprar bienes y servicio de consumo diario. Pero, a la vez, el
portafolio de billetes disponibles —por decisión del Gobierno, adoptada a
finales del año pasado— sigue siendo el mismo, a pesar de los embates de la
inflación y la devaluación.

El billete de mayor denominación, de 100 bolívares, equivale
a 14 céntimos de dólar estadounidense al cambio del mercado negro. Un diario de
papel, por ejemplo, cuesta 200 bolívares; un kilo de patatas, 300. El comercio
electrónico es una alternativa, pero apenas una pequeña parte de la población
venezolana está bancarizada. Todavía gran parte de las transacciones diarias se
hacen en efectivo.

Economistas y comentaristas han señalado en las redes
sociales que estas medidas restrictivas están configurando un «corralito de
facto», que no ha sido decretado de manera abierta y que, en vez de responder a
requerimientos de política macroeconómica, atiende al más prosaico
desabastecimiento de billetes.

 




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.