(Foto AVN)

EFE

El jefe de Estado de Venezuela, Nicolás Maduro, dijo este martes que de su boca “no saldrá nada” sobre el breve encuentro que sostuvo con el presidente de EEUU, Barack Obama, en el marco de la VII Cumbre de las Américas al salir al paso a supuestos rumores de que llegó a esa conversación “casi de rodillas”.

“Comienzan a lanzar cosas para tratar de que parezca que yo llegué casi de rodillas (…) yo pudiera decir todo, las condiciones en que se dio el encuentro (…) de mi boca no saldrá nada, así ustedes actúen como actúan, imperialistas del norte”, dijo el presidente durante su programa de radio y televisión “En Contacto con Maduro”.

Comentó que las relaciones diplomáticas “no son una improvisación” y tras señalar que respeta a los “señores del Departamento de Estado y de la Casa Blanca” dijo que no hará nada para “desmeritar” las condiciones en las que se dio el encuentro.

Recordó que durante la cumbre dijo públicamente “las cuatro exigencias sine qua non para iniciar una nueva era de relaciones respetuosas, pacíficas y de conveniencia mutua” entre Estados Unidos y Venezuela.

Dijo que pidió a EEUU “reconocer la soberanía” de Venezuela y derogar el decreto firmado por Obama en marzo pasado en que se declara a Venezuela una amenaza y se sanciona a un grupo de funcionarios.

También exigió que se desmonte la supuesta “maquinaria de guerra” que funciona en la embajada estadounidense en Venezuela, así como “la conspiración de Miami” contra su gobierno.

Además, pidió a EEUU que hiciera un “gesto positivo” al dar el beneplácito al encargado de negocios de Venezuela en Washington, Maximilian Arveláez para que sea aceptado como embajador pues ya han pasado 13 meses desde que se hizo la solicitud y aún no ha sido aprobado.

Indicó que va a dejar que “evolucionen estas conversaciones” que sostuvo con el consejero del Departamento de Estado Thomas Shannon poco antes de la cumbre para dar una “oportunidad” a la diplomacia “para que se corrija esto”.

Maduro dijo el sábado pasado que en los próximos días informaría en detalle lo que le dijo a Obama en Panamá en lo que fue, evaluó, un encuentro “serio” y “franco” de alrededor de diez minutos.

Con ayuda de traductores, ambos se dijeron “la verdad”, pero de forma “hasta cordial”, añadió Maduro entonces y solo adelantó que le repitió que él y sus simpatizantes no son enemigos de EEUU, sino “revolucionarios apasionados” que quieren “construir la paz”.

Por la reacción de Obama a ello, añadió Maduro ese día, “pudiera abrirse en los próximos días la posibilidad de ir a un proceso de conversaciones” y “abrir relaciones de respeto”.

Fuentes estadounidenses habían confirmado a Efe previamente que en la reunión, que efectivamente ocurrió en forma casual, Obama le dijo que deseaba “un diálogo pacífico entre las diferentes facciones políticas” venezolanas y que EEUU “no tiene interés en amenazar a Venezuela y sí en apoyar su democracia, estabilidad y prosperidad”.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.