COMPARTE

 El Nuevo Herald

El senador estadounidense Bob Corker, regresó el jueves a
Estados Unidos tras una gira de dos días a Venezuela en la que intentó
conversar sin éxito con el gobernante Nicolás Maduro. El desplante al
presidente del Comité de Relaciones Exteriores del Senado es visto como un
error diplomático “muy estúpido” del régimen bolivariano, según una información
del diario El Nuevo Herald, que puede leerse a continuación.

Disgustado por la filtración de información sobre el
encuentro, el gobernante venezolano Nicolás Maduro se rehusó a recibir al
senador Bob Corker pese a que la inusual visita del influyente legislador
estadounidense constituía un gran logro del equipo encargado de gestar un
acercamiento con Estados Unidos.

Fuentes cercanas a la situación dijeron a el Nuevo Harald
que Maduró hizo esperar a Corker por varias horas y al final no lo recibió pese
a que la reunión había sido programado con varios días de anticipación.

El desplante es visto por observadores como un gran error
por parte de Maduro, en momentos en que su gobierno intenta mejorar las
espinosas relaciones con Washington. Después del secretario de Estado, John
Kerry, Corker es uno de los funcionarios con más influencia dentro de la
política exterior de Estados Unidos.

“Desaprovechó una enorme oportunidad”, dijo desde Washington
Antonio De La Cruz, director ejecutivo de la firma de asesores Inter American
Trends. “Era un gran puente, para un acercamiento con Estados Unidos, que le
habían tendido. Y terminó echándolo a la basura”.

Corker -quien sí se reunió con el cuestionado presidente de
la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello, y la diputada opositora María Corina
Machado- terminó emitiendo a su regreso comentarios muy críticos sobre la
situación en el país sudamericano.

“Venezuela es un país con un gran potencial desaprovechado y
abundantes recursos. No obstante, es muy triste ver que el errado sistema
político y las erradas políticas económicas del país han colocado a Venezuela
en un camino tan destructivo”, dijo Corker en un correo electrónico.

El senador, muy respetado en el Congreso como una voz
moderada y muy objetiva, enfatizó la gran necesidad de que los diferentes
actores en Venezuela consigan una formula en común que permita adoptar “el
libre mercado y una política fiscal disciplinada, respetar los derechos humanos
y el estado de derecho, [la realización] de elecciones justas y el combate de
las vasta corrupción del país”.

De lo contrario, “Venezuela se dirige hacia tiempos muy
difíciles que conducirán hacia un sufrimiento aún mayor de su pueblo, que se
merece una suerte mucho mejor”, señaló.

El senador advirtió que los meses previos a las elecciones
parlamentarias del 6 de diciembre le demostraran al mundo si “Venezuela está
dispuesta a tomar incluso pasos modestos hacia ese fin”.

Según fuentes cercanas a la situación, Maduro dejó al
senador esperando por horas antes de avisarle finalmente que no se reuniría con
él.

“Maduro estaba muy molesto porque la información se había
filtrado y porque no podía manejar los anuncios y la información como él
quería. Al final pensó que había sido el mismo senador que había filtrado la
información y decidió no reunirse con él”, dijo una de las fuentes que habló
bajo condición de anonimato.

El Nuevo Herald había publicado días antes que Corker
pretendía viaja a Venezuela para reunirse con Maduro y varios funcionarios del
chavismo y representantes de la oposición, como resultado de una serie de
esfuerzos diplomáticos y de cabildeo emprendidos por Caracas para tratar de
mejorar las relaciones con Washington.

Como una señal de buena voluntad, el régimen de Caracas
tenía previsto anunciar la liberación de una cantidad no determinada de presos
políticos, incluyendo al dirigente de Voluntad Popular, Leopoldo López.

Corker no es el primer alto dignatario o personaje al que
Maduro deja plantado. El gobernante venezolano también ha suspendido reuniones
con el Papa Francisco y con el ex presidente del gobierno español Felipe
González.

La suspensión del encuentro es visto como un desplante de
mayor tamaño ante quien posee unas de las voces más importantes en el manejo de
la política exterior de Estados Unidos.

“Él ha tomado un gran interés sobre América Latina y es un
participante con un razonamiento muy cuidadoso en el debate por la política
exterior”, dijo Cynthia J. Arnson, directora del Programa de América Latina del
Woodrow Wilson International Center for Scholars.

“Si estos informes [sobre la suspensión de la reunión] son
ciertos, es un curso de acción muy estúpido de adoptar para el gobierno
venezolano”, comentó Arnson, al resaltar la frecuente disposición de Corker es
escuchar primero todas las partes antes de sacar sus propias conclusiones.

“Y darle este tipo de trato [al Senador] no va a ayudar si
el gobierno venezolano está realmente interesado en mejorar las relaciones con
Estados Unidos”, añadió.

Pero Corker sí logró reunirse con Cabello, quien está siendo
investigado por la justicia estadounidense por sus vínculos con el
narcotráfico.

Cabello, quien precisamente ha emprendido sus propios
esfuerzos de cabildeo por tratar de mejorar la negativa percepción que se ha
producido sobre él en Estados Unidos, no perdió la oportunidad para sacarle
provecho a la visita del legislador.

“Cabello ha contratado a unos asesores norteamericanos que
lo están asesorando en el tema de ver cómo él se presenta ante la comunidad
internacional, ante las acusaciones que tiene frente a las fiscalías, porque él
piensa que de esa manera, él pudiese ejercer presión para que el poder judicial
le perdone”, comentó el ex embajador de Venezuela ante las Naciones Unidas,
Diego Arria.

“Eso es un acto de ignorancia monumental, porque como todos
saben en Estados Unidos, el poder judicial es totalmente independiente”, pero
eso no ha impedido que Cabello aproveche toda oportunidad que vea en el
horizonte para tratar de convencer a Washington de que él podría ser un posible
aliado, señaló.

De hecho, el que parece estar llevando la batuta en
Venezuela es Cabello, coincidió el asesor político Esteban Gerbasi.

“Por lo que estamos viendo, es Cabello el que realmente está
gobernando en Venezuela. Él es el que está viajando, es él quien habla con
Lula, es el que habla con Dilma [Rousseff], es el que habla con [Thomas]
Shanon, es el que habla con Raúl Castro, y ahora es el que habla con Corker.
Está actuando como un presidente de facto”, dijo Gerbasi en Miami.

Corker también logró reunirse con la opositora María Corina
Machado, quien tuvo oportunidad de conversar con el senador sobre los grandes
problemas de injusticia y desabastecimiento a los que están sometidos los
venezolanos.

Pero no todos los integrantes de la opositora Mesa de la
Unidad Democrática (MUD) le prestaron atención a la visita del senador, ya que
algunos altos dirigentes llegaron tarde a la reunión y otros simplemente no se
presentaron.

 

 




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.