COMPARTE

Luis Tomás Izaguirre || tomasin48@hotmail.com

El 6D es el inicio de la recuperación de la institucionalidad democrática en el país. La masiva votación en contra del Gobierno no es más que un reflejo de la protesta de los venezolanos ante las erradas políticas socio económicas de la filosofía chavista. 

Producto de la derrota del oficialismo, el presidente Maduro reaccionará en busca de su identidad política como máximo representante de la ideología del siglo XXI. Maduro, quien ha sido considerado por sus propios compañeros de partido, un simple “heredero de poder” por el deceso del presidente Chávez, fue secuestrado y asfixiado en sus funciones por los distintos grupos del PSUV, que lo maltrataron políticamente para hacerse acreedores de un poder sustitutivo de los del Presidente de la República. 

Si la victoria del 6D por parte de la oposición hubiese sido tan solo por mayoría simple, la derrota se le atribuiría a Maduro por su mal gobierno, sin embargo, la obtención de la mayoría calificada por parte de la oposición refleja un rechazo a toda la conducción socio-económica por parte de la ideología chavista. 

A partir de este momento Maduro intentará dejar de ser el “heredero” para convertirse en el “protagonista” como Presidente de la República, deslastrándose de personalidades y grupos que lo asfixian culpándolo de todos los males de su conducción gubernamental, que en el fondo es producto del asesoramiento de sus adversarios internos. 

A todo evento, Maduro fanfarroneará frente a la nueva Asamblea Nacional mientras arma sus nuevos equipos de trabajo, pero tendrá que conciliar, porque cualquier descalabro institucional lo perjudica y no así a sus adversarios o enemigos internos. 

La consolidación de su liderazgo individual y no colectivo la procurará a niveles municipales, posterior a las próximas elecciones de gobernadores, las cuales constituyen un trampolín para la reinserción de la derrotada ideología chavista en Venezuela, conducida por él como máximo líder. 

Los venezolanos tenemos que mantenernos alertas y unidos frente a la nueva y feroz arremetida oficialista disfrazada de cordero. 

Por una Venezuela libre y de los venezolanos, ¡Manos a la obra!




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.