Luis Alejandro Borrero || [email protected]

Una sociedad acostumbrada se vuelve cómplice. Para el doctor Lucio Herrera Gubaira el silencio es inaceptable. El director legal de la Fundación Movimiento por la Calidad del Agua (Fmpca) exigió que las instituciones gubernamentales encargadas de la prestación del servicio de agua potable cumplan con sus mandatos constitucionales. “Hay una violación sistemática de Derechos Humanos que si continúa configura un crimen de lesa humanidad”. 

El agua que suministra la Compañía Anónima Hidrológica del Centro (Hidrocentro) no es apta para el consumo humano, sostuvo el abogado. Durante su participación como ponente en un foro sobre la crisis hídrica en la Universidad de Carabobo, expuso las violaciones legales contra textos jurídicos hechos por el Estado y sus instituciones. La Constitución de 1999, la Ley de Aguas de 2007 y los decretos ambientales son corrompidos por una pobre gestión, cuestionó. 

Pero los ciudadanos deben despertar. Están conminados a exigir sus derechos. “Tenemos la obligación moral de actuar”. El Estado monopolizó el servicio de agua para hacerlo ineficiente, no equitativo y lejos de su estado óptimo. “Es paradójico que Venezuela y Bolivia hayan sido dos de los países más involucrados por aprobar en 2010 el agua como un derecho fundamental internacionalmente”. 

La cuenca del río Pao ha sido destruida por la inacción humana. El embalse Pao-Cachinche recibe un transvase de cinco mil 500 litros por segundo de agua cruda del Lago de Valencia. Por esa razón la principal fuente de agua para los carabobeños tiene agua que es imposible de potabilizar, explicó. “Y se quería aumentar ese transvase a 20 mil litros por segundo, pero gracias a la acción ciudadana logramos pararlo”. 

Instituciones sin crédito

Por segundos el auditorio quedó en silencio. Luego se soltaron expresiones unísonas de incredulidad. Un resoplido colectivo. Oyentes anonadados al escuchar lo que les dijo Gubaira: el último reporte de Hidrocentro disponible en su página web parece haber borrado la realidad. “Todos los valores están en norma”. 

Para los propios estudiantes la verdad sale por tuberías. Una joven levantó la mano y comentó su experiencia. En la práctica de laboratorio en microbiología cada estudiante llevó una muestra de agua de sus casas. Los valores de coliformes estaban muy fuera de norma. Preocupada, preguntó al panel de ponentes: ¿Qué nos estamos tomando, qué tiene el agua?, pero el silencio volvió a la sala. 

Hidrocentro perdió credibilidad como institución, opinó Gubaira. Desaparecer los registros históricos, que hasta hace un mes fueron públicos, es una clara señal. Respondió que la Fmpca tiene un archivo con los registros desaparecidos. “Se pretende tapar el sol con un dedo”. Anunció que próximamente se emprenderá una nueva campaña internacional para exponer el caso de los más de tres millones de usuarios afectados por el Acueducto Regional del Centro en los estados Aragua, Carabobo y Cojedes.   

La hidrológica está obligada a publicar mensualmente 54 parámetros de la calidad del agua potable. Pero solamente publica 11. En varios meses durante el año pasado las casillas quedaron en blanco por la inexistencia de datos oficiales, lo que agrava la situación de opacidad y falta de acceso a la información ciudadana. 

Hablan los Especialistas

“Existe un divorcio entre las instituciones y la gente”

En el tablero social los bombillos de alarma están encendidos. Orson Mora, exmiembro de la junta directiva de Hidrocentro, lamentó que las instituciones como las que él dirigió hayan cultivado durante años un divorcio entre las instituciones estatales y las comunidades.

 Exhortó a afectados, personal de la empresa, vecinos y especialistas, a perder el miedo para poder superar el problema de calidad y cantidad de agua en Aragua, Carabobo y Cojedes. Gerente de Cuencas de la estatal durante años, opinó que resolver la grave crisis hídrica representa el reto ambiental del presente y el futuro. Ejemplificó que en el embalse Pao-Cachinche existe un festín de cianobacterias.

“No se puede pensar en soluciones individuales”

Toda la sociedad está afectada. Una persona no puede simplemente pensar en comprar el filtro más avanzado del mercado y creer que su problema se resolvió. Manuel Pérez Rodríguez, director de la Fmpca, recordó la importancia de sacar al menos cuatro metros de agua del Lago de Valencia, para lo que propuso una tesis de transvase al mar Caribe.

Quienes compran botellones deben estar alerta: la exposición del plástico azul (polietileno de tereftalato) a los rayos ultravioletas del sol puede disolver el envase en partículas asociadas con enfermedades cancerígenas. A su juicio la planta potabilizadora Alejo Zuloaga no puede hacer milagros con el estado del embalse Pao-Cachinche.

Microbiología sanearía Pao-Cachinche 

Lo que sonaba como una quimera en 1999 es hoy una realidad más que comprobable. Para Luis Medina, director del Centro de Investigaciones de Microbiología  Aplicada de la Universidad de Carabobo (Cima-UC), la ciencia da respuestas a desastres naturales u ocasionados. 

El caso del embalse Pao-Cachinche es reversible a través del uso de bacterias. El especialista dijo que las cianobacterias que cubren el cuerpo de agua con un manto verde de algas pueden ser eliminadas introduciendo otra cepa de bacterias enemigas. ¿Y cómo desechar las segundas? Medina respondió que con la cloración en la planta Alejo Zuloaga se podría eliminar ese efecto colateral y así recuperar el cuerpo de agua. La UC está a la orden de los requerimientos del Estado, concluyó. 

Se deben investigar los riesgos potenciales para la salud

Maritza Rojas, toxicóloga y profesora jubilada de la UC, admitió que hay relación potencial entre el agua que se consume en los estados abastecidos por el Acueducto Regional del Centro y posibles enfermedades. 

Advirtió que ningún estudio reciente concluye un riesgo de detonante de enfermedades como cáncer y alzhéimer. Pero hay varios informes que relacionan la concentración de aluminio con esta última patología, pero debe investigarse técnicamente. Agregó que no hay parámetros seguros de calidad de agua, porque cada organismo reacciona distinto. “Las instituciones deben trabajar por mejorar la calidad del agua, que ahora mismo es mínima”.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.