COMPARTE


(Infografía José Ángel López)

Andrea Cristina Hernández || achernandez@el-carabobeno.com

“Mamá antes de tiempo”, la frase estampada en la cartelera, impacta. Da la bienvenida al entrar al pasillo que conlleva a la Unidad de Sexualidad y Salud Reproductiva para Adolescentes, en la Ciudad Hospitalaria Dr. Enrique Tejera. Son las 11 am. Una luz tenue inunda la sala de espera, que no luce concurrida contrario a otros días, al punto, que la enfermera comenta con preocupación, “el embarazo en adolescentes ha aumentado en los últimos años, antes atendíamos 7 y ahora, alrededor de 15 pacientes diarias”.

En Venezuela en el 2012, hubo 143.491 nacimientos vivos de madres adolescentes (<15 años a 19 años), según el último informe del Instituto Nacional de Estadística. Carabobo fue el tercer estado con más nacimientos por parte de este sector de la población, con un total de 10.592; solo superado por Miranda con una tasa de 11.815 nacimientos y Zulia que ocupó el primer lugar con 21.563 nacimientos.

Hace 6 años, recordó la encargada de la Unidad, la gineco-obstetra Banesa Sanabria, las personas se alarmaban cuando las chicas se embarazaban a los 15 años. Hoy a esa edad, ya han vivido dos y tres embarazos, empiezan a concebir desde los 12 años.

En Suramérica, Venezuela ocupa el primer lugar en número de embarazos no planificados en adolescentes. Alrededor de 101 de cada 1.000 jóvenes entre 15 y 19 años quedan encintas, de acuerdo con el Fondo de Población de las Naciones Unidas 2014.

“Se han triplicado las cifras. Intimidan, pero no se puede ocultar la realidad. Casi 85% de las pacientes que se atienden en las salas de las maternidades sea de Carabobo o a escala nacional, son adolescentes”, manifestó Sanabria.

-Nuestras jovencitas carecen de educación y orientación sexual. Tenemos que hacer un equipo multidisciplinario para atacar no solo este problema, sino también las infecciones de transmisión sexual. Escasean los métodos anticonceptivos, las empresas farmacéuticas no tienen divisas para traerlos. Si el Ministerio del Poder Popular para la Salud los adquiere, llegan a los centros de atención a punto de vencerse o ya vencidos, alertó.

Estos obstáculos con los anticonceptivos influye en las cifras: A medida que la edad de iniciación sexual es más joven resulta menos frecuente que se utilice alguna protección, según la Encuesta Nacional de Juventud 2013.

Para el especialista en Medicina Materno Fetal y Premio Nacional de Medicina Alberto Sosa Olavarría el embarazo adolescente constituye “un verdadero problema de salud pública. 12% de las gestantes que acuden a los centros hospitalarios públicos o privados son adolescentes”.

“¿A dónde vamos a llegar cuando una niña cría a otro niño?”, se pregunta Banesa Sanabria. Carencia, dolor, tristeza, desolación, falta de cariño, inocencia, inmadurez, intolerancia, miedo al futuro y al señalamiento, son lo que expresan las madres adolescentes en su consulta.

“No son cuentos de terror. Hay adolescentes que se están iniciando sexualmente, incluso antes de la primera menstruación. Embarazadas que al mes de haber parido, salen nuevamente en estado de un padre diferente. Hay pérdida de valores, nuestras muchachas están viviendo una vida apresurada en un mundo revuelto”, expresó Sanabria. Según los datos del Centro de Investigaciones Populares, la iniciación a la ‘madredad’ en el modo de vida popular venezolano es muy temprano y centro único de la estructura familiar, que amerita una visión socioantropológica para abordarlo.

De alto riesgo

En la etapa de la adolescencia, todavía se es inmaduro para asumir la responsabilidad de ser madre, pero además, el cuerpo está en pleno desarrollo. Un embarazo en esta etapa es considerado de alto riesgo. Pudieran presentarse trastornos hipertensivos del embarazo: preeclampsia y eclampsia; parto prematuro, malformaciones congénitas como la espina bífida [falla en el cierre de la columna vertebral] y distocias [cuando el alumbramiento procede de manera anormal o difícil], conllevando a partos instrumentales y cesáreas, enumeró Sosa Olavarría.

El parto prematuro conduce al nacimiento de bebés con inmadurez pulmonar, lo cual puede derivar en trastornos respiratorios neonatales, conocidos como “membrana hialina” que pueden ocasionarles la muerte. Aumentan las secuelas neurológicas como retardo neuropsicomotor. Riesgos que van unidos al incremento de la morbilidad, tanto en las jóvenes como en sus hijos, según explicó el especialista.

Otra peculiaridad es que estas chicas llevan mal control del embarazo. “Cerca de 40% acude tardíamente a la consulta prenatal, mientras que 20% nunca va a chequeo, sino cuando ya están en trabajo de parto”, señala Sosa Olavarría.

Políticas públicas

Hace 3 meses [10 de febrero] se anunció que sería activado el plan Maternidad Segura en Carabobo para brindar apoyo a mujeres embarazadas que viven en situación de pobreza extrema.

“Ese proyecto se está llevando no sé en dónde… porque los médicos sabemos que en la maternidad del Hospital Central de Valencia, ha mermado la atención a las embarazadas. Hace 15 años, tenía 220 camas, pero después que la inauguraron con el nombre del comandante supremo no llega a 60 camas”.

Como una alternativa, la Universidad de Carabobo, a través de la Facultad de Ciencias de la Salud, oferta el Programa interdisciplinario de Prevención y Asistencia de Embarazos en Adolescentes desde el año 1992, creado por el ya fallecido doctor José Ramón López Gómez, las doctoras en Enfermería Cira Bracho de López, Rosa González de Gélvez (fallecida) y Carmen Amarilis Guerra y la especialista en salud y desarrollo del adolescente, Ani Evies. “Este proyecto se desarrolla en varios ambulatorios de Carabobo”, señaló una de sus copartícipes, Ani Evies.

Para Banesa Sanabria las políticas públicas están bien elaboradas, pero pide que no se queden en letra muerta. “Nada hacemos con tenerlas en un escritorio o archivo, hacen falta campañas de los medios de comunicación social para prevenir el embarazo adolescente y las enfermedades de transmisión sexual”, indicó.

Cambiar a las protagonistas de las maternidades en el país, es el reto para que la constante de “niñas que crían a otros niños” sea parte del pasado.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.