COMPARTE

 Dayrí Blanco

La inversión se perdió. Entre 200 y 300 plantas de generación distribuida fueron adquiridas en 2010. La compra se hizo en Cuba y fue una promesa de solución a la crisis. Pero ninguna de esas máquinas está operativa. Fue un mal negocio al tratarse de dispositivos que consumen combustible líquido de alto costo y que funcionan con una frecuencia de 50 Hertz (Hz) mientras que las redes entre los estados del país necesitan de 60 Hz. 

En su conjunto deberían generar siete mil 500 megavatios/hora que en estos momentos hacen falta para compensar las fallas de la hidroeléctrica de El Guri como consecuencia de la escasez. Juan González, secretario del sindicato de Corpoelec en Aragua, detalló que la crisis pudo evitarse si desde el Gobierno se hubiese invertido de manera oportuna y eficiente en el mantenimiento de las termoeléctricas. 

Pero no fue así y ahora el 80% del país se ve afectado por los planes de racionamientos aplicados. El sistema eléctrico nacional está diseñado para soportar épocas de sequía porque no solo se alimenta de generación hidrológica, el problema es que las termoeléctricas, pese a haber recibido más de 60 millardos de dólares desde 2009 no producen ni el 20% de su capacidad instalada. 

Planta Centro desde diciembre no genera un megavatio y Tacoa en Vargas, que tiene una capacidad de mil 400 megavatios solo trabaja a 40%. “Si tuviéramos las plantas termoeléctricas en funcionamiento, tengan la plena seguridad de que el pueblo venezolano no estaría sufriendo los racionamientos que padece”. 

Pese a la crisis los trabajadores garantizan la continuidad del servicio aunque persiste la precariedad en los centros de distribución. “Nosotros somos los que compramos los repuestos e insumos, mantenemos los vehículos”. 

En contra de reingeniería

La reingeniería no funciona para los trabajadores del sector eléctrico. “Eso solo significa la pérdida de la progresividad de los derechos que obtuvieron con enormes esfuerzos”, dijo Abel Guzmán, secretario general del sindicato de Corpoelec en Carabobo, durante asamblea realizada junto a la representación de otros seis estados. 

Indicó que rechazan la pretensión de desmejorar la convención colectiva que ampararía a unos cinco mil trabajadores activos y jubilados. “Es un sector sindical de la empresa que actúa como gestores políticos. Pero lo impediremos. Iremos al Tribunal Supremo de Justicia o donde tengamos que ir”. 

Mil familias afectadas

En total son mil las familias carabobeñas que han denunciado que al menos uno de sus electrodomésticos se ha averiado por las bajadas y subidas de tensión eléctrica inesperadas y cada vez más frecuentes. 

El diputado Daniel Arias aseguró que en los próximos días se expondrá la situación en el hemiciclo y se solicitará a interpelación de los directivos de Corpoelec y del ministro de Energía Eléctrica. 

En 2010 se invirtieron 70 millones de dólares en la compra de plantas térmicas a gasoil y “ninguna funcionó. Todas están dañadas y nadie responde por ese dinero malgastado”. 




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.