COMPARTE

Darío Sánchez García

Más de 800 familias de Diego Ibarra pasaron el 2015 sin recibir las viviendas prometidas por el Gobierno nacional desde hace varios años.   

Hombres y mujeres que esperan por ver hechos realidad sus sueños en la Organización Comunitaria de Viviendas La Granja, Petrocasas Rosa Inés y en la comunidad Renacer de Dios son testigos de primera mano de ello. 

Al menos 490 familias aún esperan que el proyecto habitacional Rosa Inés se materialice. Su construcción ha pasado por paralizaciones, conflictos entre consejos comunales, varios ingenieros, cierre de vías para exigir su culminación y hasta encontronazos entre futuros propietarios y efectivos de la Guardia Nacional Bolivariana.    

El proyecto comenzó en julio de 2012 con el anuncio del ministro de Vivienda, Ricardo Molina, sobre la construcción de más de 400 casas para familias afectadas por la crecida del Lago de Valencia. 

Un obrero con conocimiento de la obra explicó que el primer consejo comunal no supo manejar el dinero presupuestado y que la Misión Ribas, organismo al que se le asignó la construcción de las casas, careció de capacidad técnica para levantarlas. 

En total pasaron siete empresas, incluida la Misión Ribas, que debieron laborar con presiones de un nuevo consejo comunal que, según el declarante, no supo negociar la situación y una escasez de materiales, entre otras circunstancias, que demoraron la obra. 

Renacer de Dios es una obra de 120 casas que suma dos cumpleaños sin culminar. Alrededor de 80 familias ingresaron a las casas que carecen del servicio eléctrico, tuberías de agua potable, colectores de cloacas, alumbrado público y calles asfaltadas en un acto de desesperación. Las viviendas solo se componen de cuatro paredes y un techo.  

Leonel Álvarez, del consejo comunal, rogó por la culminación del proyecto habitacional que mantuvo a las familias hasta hace poco tiempo, viviendo en ranchos y arrimadas.   

El exgobernador Henrique Fernando Salas anunció en septiembre de 2012 que la primera etapa de la OCV La Granja estaría lista para diciembre de ese año. Desde entonces más de 220 familias esperan por ver sus sueños hechos realidad. 

La administración de Francisco Ameliach anunció en enero de 2014 que mantendría el proyecto habitacional, pero no se ha hecho nada aún.   




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.