COMPARTE


En 24 meses de la actual gestión han fallecido de forma violenta mil 980 personas. (Foto Archivo)

Frente a la ineficiencia no hay currículo que valga. Es lamentable que, siendo exministro de Interior y Justicia, Tareck El Aissami no haya podido con la inseguridad en Aragua. Lo que se pensó sería el punto fuerte de su administración, se ha vuelto en contra. Se siguen implementando planes fracasados, criticó José Arias, diputado regional.

Las cifras son alarmantes. Ha recrudecido la violencia en el estado de un millón 846 mil 470 habitantes. Arias precisó que en 24 meses de la actual gestión han fallecido de forma violenta mil 980 personas. Significa que mensualmente 82,5 personas son asesinadas en la región. Los ciudadanos no son tomados en cuenta por el Ejecutivo.

Efectos colaterales sobran. El aumento progresivo de la conflictividad social y la tensión no es lo único producido por la falta de gestión, estimó el parlamentario. Los aragüeños están duramente golpeados en niveles psicológicos. 840 niños han quedado huérfanos por el hampa, puntualizó.

Los buenos ejemplos

En Venezuela hay escasez de todo: la voluntad política también. Para el opositor, al gobierno le ha faltado determinación de acabar con el problema multifactorial de la delincuencia. El esfuerzo se ha enfocado más en buscar culpables que soluciones. El resultado es evidente.

No hay que mirar lejos para descubrir qué hacer. En Medellín, Colombia, hubo una transformación radical. El departamento pasó de ser una de las regiones más violentas del país cafetero a ser uno de los más seguros. Es el buen ejemplo a seguir, opinó.

Focalizar los ambientes violentos

El 80% de las víctimas de la violencia son personas de escasos recursos. El Observatorio Venezolano de Violencia precisó en sus informes anuales que los más desposeídos son a menudo quienes terminan asesinados. Aragua podría no ser la excepción.

La Gran Misión Vivienda Venezuela es una de las joyas del chavismo. El plan gubernamental consiste en proveer un techo a quien más lo necesita. El crimen organizado podría haberse apoderado de los urbanismos que el mismo Ejecutivo promovió pensando en el humanismo.

Guasimal es uno. El complejo urbanístico inaugurado en 2011 concentra dos mil 520 apartamentos en 72 edificios. Muchos de los beneficiarios son pobres o familias damnificadas por desastres naturales. Allí son frecuentes los robos y hechos violentos.

El gobierno parece estar al tanto. El pasado 6 de enero El Aissami se reunió con su gabinete de gobierno. El acto se efectuó en el Parque Carlos Raúl Villanueva pasadas las 4:00 p.m.. El acceso a la prensa estuvo restringido. El Carabobeño obtuvo en exclusiva parte de lo que ahí se dijo.

Hubo una preocupación especial por Guasimal. El mandatario regional pidió más presencia policial para “espantar” a los delincuentes. Ustedes van a ver, que les metemos la policía y la Guardia de frente y ahí no va a quedar nadie.

Designó en el mitin a un coordinador político exclusivo para el urbanismo.

Aún se puede hacer algo para revertir las cifras. Arias emplazó a las autoridades regionales y nacionales para ejecutar planes urgentes de seguridad en Aragua. Las políticas ejecutadas han sido, como la gestión de El Aissami, fracasadas, concluyó. (LAB)




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.