COMPARTE

AFP

Cientos de miles de católicos kenianos afrontaron la lluvia
y el frío para comulgar este jueves en la Universidad de Nairobi con el papa
Francisco, que visita África por primera vez.

Aunque los fieles consideraron la lluvia como una
“bendición de Dios”, el tiempo no facilitó que la gente asistiera a
la misa. Según la prensa local, unas 200.000 personas llenaron los jardines de
la universidad de Nairobi y un parque del centro de la capital donde se instalaron
pantallas gigantes. Una cifra muy inferior al millón de asistentes que se
esperaba. 

El mal tiempo es frecuente en este mes de noviembre, que
coincide con la breve temporada de lluvias en Kenia. En general suele llover
durante la noche y escampa al amanecer, pero este jueves no fue así.

Algunos valientes recorrieron, sin embargo, largas
distancias para estar allí. “Es un momento muy importante en mi vida,
porque nunca tuve la oportunidad de asistir a una misa del papa”, explicó
Paul Ndivangu, que vive en Nieri, a unos 200 kilómetros al norte de Nairobi,
adonde llegó a las 4 de la madrugada.

Foto AFP

Antes de la misa, este hombre de negocios esperaba que el
papa hablaría de corrupción, de medioambiente y de valores familiares.

“Hay demasiados divorcios, eso es malo”, opinaba.
“La familia es muy importante. Estoy muy feliz por estar aquí”.

Sus deseos se cumplieron. Francisco, que llegó a bordo del
papamóvil descubierto y fue acogido por cánticos y gritos, defendió a la
familia en su homilía.

La solidez de la familia “es especialmente importante
hoy en día, cuando asistimos al avance de nuevos desiertos creados por una
cultura del materialismo, el egoísmo y la indiferencia”, declaró el
pontífice.

‘Lo recordaré toda mi
vida’

Ante el estrado desde el que habló el papa, se habían
dispuesto miles de asientos cuya mayoría estaba reservada a los invitados. A
unos metros de ahí, los espectadores chapoteaban en la hierba fangosa, viendo a
Francisco en pantallas. Miles de paraguas multicolores daban un aire festivo a
la escena.

En todas partes se veían militares o policías, algunos de
ellos armados. Unos 10.000 miembros de las fuerzas de seguridad fueron
movilizados para vigilar el evento.

“Es muy importante para los católicos”,
consideraba Stephen Kola, estudiante en ingeniería en Nairobi y uno de los encargados
de garantizar “el éxito” del acontecimiento.

“Para mí es importante estar aquí, porque quiero ver al
papa y escuchar su mensaje”, añadió. “Me gustaría que hablara de paz,
de perdón, de amor y también de unidad”.

En un país traumatizado por episodios de violencia étnica en
los últimos años, el pontífice llamó a los jóvenes a “rechazar todo lo que
conduce al prejuicio y a la discriminación”, mientras se oían oraciones en
suajili, el idioma nacional, y en masái, kiborana y turkana, unas lenguas locales.

Tras el final de la homilía, pronunció unas palabras en
suajili que provocaron una ovación de los asistentes. Durante toda la misa,
muchos fieles cantaron y bailaron.

Para la comunión, cientos de curas, que caminaban bajo
paraguas sujetados por voluntarios, distribuyeron la hostia. La gente se
juntaba a su alrededor formando pequeños grupos.

“Estaba aquí para darle las gracias a Dios en compañía
de un sucesor de San Pedro. Era una oportunidad única”, explicaba tras la
ceremonia Peter Gachui, un empresario de Nairobi, que consideró
“maravilloso” el discurso del papa.

“Nos ha animado como familias, como Nación, como
distintas tribus y religiones, a trabajar juntos y a construir nuestros
cimientos sobre la roca que es Dios”, añadió. “Lo recordaré toda mi
vida”.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.