COMPARTE

Dayrí Blanco

Con el discurso directo y sin adornos, típico de quien se forma en instituciones militares, el vicealmirante Rafael Huizi Clavier llamó al ministro de la Defensa, Vladimir Padrino López, a garantizar que la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) actúe de acuerdo con su función constitucional, sin tintes políticos ni partidistas en la defensa de la soberanía popular el próximo 5 de enero, durante la instalación de la nueva Asamblea Nacional (AN). 

Ante la compleja situación manifestó en nombre del Frente Institucional Militar, la preocupación por lo que pudiera ocurrir ese día . “Pero confiamos en que se hará respetar el mandato popular de representación expresado libremente el 6D de 2015”. El exhorto es extensivo a todos los oficiales del Alto Mando Militar para que “así como respetaron los resultados de las elecciones acaten y sean obedientes al poder civil legal y legítimamente constituido, emanado de la soberanía popular”. 

El estamento legal no da espacio a dudas. Los efectivos castrenses no deben titubear en el ejercicio de sus competencias. La Constitución establece en su artículo 328 que la FANB  constituye una institución esencialmente profesional, sin militancia política, organizada por el Estado para garantizar la independencia y soberanía de la Nación y asegurar la integridad del espacio geográfico mediante la defensa militar, en el cumplimiento de sus funciones está al servicio exclusivo de la nación y en ningún caso al de persona o parcialidad política alguna. 

La Ley Orgánica de la FANB también lo ordena. El artículo 2 aclara que las instituciones militares tienen la misión de garantizar la independencia y la soberanía de la nación, y la defensa del ejercicio democrático de la voluntad popular consagrada en la Constitución y leyes de la República. Mientras que el 81 establece que el personal militar en situación de actividad tiene derecho al sufragio en elecciones, sin que les esté permitido optar a cargos de elección popular, ni participar en actos de propaganda, militancia o proselitismo político.   

Respeto a resultados

Basado en esas normas jurídicas, Huizi Clavier, como presidente del Frente Institucional Militar (FIM), ente conformado por funcionarios retirados, indicó que los resultados del proceso comicial del 6 de diciembre fueron declarados por el Consejo Nacional Electoral (CNE) como irreversibles, y más tarde reconocidos a través de los medios de comunicación social por el propio presidente Nicolás Maduro. 

El pueblo venezolano acudió masiva, libre y pacíficamente a votar por los candidatos a diputados para la nueva AN que se instalará el próximo 5 de enero y eso debe respetarse, sentenció.  El vicealmirante fue tajante: al proceso comicial del 6D se llegó en medio de un clima de mucha violencia política y verbal, de grosero ventajismo oficialista y con expectativas de fraude, de ganar las  elecciones “como sea “y no reconocer la derrota por parte del oficialismo. Pareciera que ni el presidente Nicolás Maduro ni el PSUV han terminado de asimilar su derrota. 

Cuestionó que la AN que vence el 4 de enero designó, con vicios evidentes de ilegalidad un grupo de 13 nuevos magistrados, entre ellos 4 de la Sala Electoral del TSJ, con el propósito perverso de recibir y admitir las impugnaciones por el PSUV de siete diputados electos de la oposición, una maniobra que a las claras constituyó una abierta violación de la Carta Magna y de fraude constitucional al suspender tres de los 112 parlamentarios de la MUD, con la intención final de desconocer la mayoría calificada de la oposición.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.