COMPARTE
José Botello Wilson | [email protected]

Con unos pocos minutos al día se puede ser muy feliz en la vida, según el monje budista tibetano Matthieu Ricard, de 69 años, quien fue señalado por la Universidad de Wisconsin como el hombre más feliz del mundo. Para Ricard, la respuesta se reduce al altruismo, porque pensar en uno mismo  y cómo hacer mejor las cosas por uno mismo es agotador, estresante  y, en última instancia, conduce a la infelicidad. Para ser feliz, hay que esforzarse por ser buena persona, lo cual no quiere decir que se permita que otras personas se aprovechen de uno, sino esforzarse en ser amables dentro de lo razonable. Cuando la mente está llena de buenos pensamientos -como amor y solidaridad- se convierte en un estado muy saludable propicio para el florecimiento. El cuerpo será más saludable y la gente va a percibirlo como algo bueno. ¿Cómo puede una persona convertirse en altruista y benévola sin caer en pensamientos egoístas? Hay que empezar a entrenar la mente como si se fuera a correr una maratón. Las personas que quieren ser más felices necesitan entrenar sus mentes a través de la meditación. Con el entrenamiento mental, siempre podemos traer nuestro nivel de felicidad. Es como correr. Si entreno, yo podría correr una maratón. Quizá no llegaría a ser un campeón olímpico, pero hay una gran diferencia entre quienes entrenan y quiénes no. Así que ¿por qué no aplicarlo a la mente? Pensar que la benevolencia, la atención, el equilibrio emocional y la resiliencia son habilidades que pueden ser entrenadas todas juntas. Es pensar que la felicidad es una habilidad también para poner en forma. Es pasar 15 minutos seguidos por día teniendo pensamientos felices. Normalmente cuando se experimentan sentimientos de felicidad y amor, es fugaz, luego algo sucede, y así, se pasa al siguiente pensamiento. Por eso Ricard dijo que habrá que concentrarse en no dejar que la mente se distraiga para mantenerla centrada en las emociones positivas. Con esta fórmula, en tan sólo dos semanas, Ricard aseguró que las personas podrán sentir resultados mentales positivos. Y si incluso, se mantiene esta práctica durante cincuenta años como hizo el experto, podrán convertirse en profesionales de la felicidad también.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.