COMPARTE


El desierto de Atacama es una de las zonas más áridas del planeta. (Foto Archivo)

EFE

Conocida por su insólita forma de preservar a sus muertos y la sofisticación de sus modos de vida, la cultura Chinchorro, propia del norte de Chile y una de las más antiguas del planeta, está a punto de dejar de ser un extraordinario legado para convertirse en un hito mundial.

Enclavada en el desierto de Atacama, una de las zonas más áridas del planeta, hace más de 8.000 años, la cultura Chinchorro conforma una de las primeras manifestaciones culturales complejas hacia la muerte y hacia sus antepasados, una expresión que ha llegado en forma de momias plásticas, parecidas a estatuas multicolores.

Hoy día, gracias al “excelente estado de conservación” de estas momias junto a la “enorme cantidad de vestigios” encontrados -12.000 cuerpos en total-, este pueblo andino puede ser nombrado Patrimonio Mundial de la Unesco, afirmó este jueves la representante del organismo, Núria Sanz, en declaraciones a Efe.

La importancia de esta cultura radica no sólo en su curiosa forma de preservar a sus muertos sino también en su precocidad, pues, a pesar de ser menos conocidas, las momias Chinchorro les llevan 2.000 años de ventaja a sus homólogas fenicias.

Se trata, según Sanz, coordinadora general del Programa Temático de Patrimonio Mundial sobre Evolución Humana, “de una de las primeras culturas de cazadores y recolectores que desarrollaron una sofisticada forma de vida y una simbólica manera de trascender entre la vida y la muerte”.

Un complejo proceso de culto que empezaba con la desmembración del cadáver, la extracción de los órganos, músculos y huesos y la substitución de éstos por vegetales, trozos de cuero y madera.

De esa manera, se logró la creación de unas “momias artificiales” con unas cualidades esculturales y artísticas que reflejan el “vital rol de los muertos en la sociedad humana” y la “innovación y virtuosismo” de las técnicas de esta primitiva comunidad americana, explican los expertos.

La exitosa adaptación de este pueblo andino a la extrema geografía y el aprovechamiento de los recursos costeros es otra de las piedras angulares de esta civilización y uno de los motivos por los cuales el yacimiento de Chinchorro está nominado a Patrimonio de la Humanidad.

“Los chinchorros muestran ejemplos de herramientas especializadas para la explotación de los recursos marinos, en una de las zonas costeras desérticas más hostiles del mundo”, apuntan los especialistas.

Una intensa relación con el mar que se manifiesta gracias al gran amontonamiento de conchas de moluscos marinos descubiertos en la zona.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.





Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.