COMPARTE

AFP

El aclamado director cinematográfico Andrzej Wajda, que hizo conocer a
Occidente los vericuetos del comunismo polaco y la lucha del sindicato
independiente Solidaridad, murió este domingo en Varsovia a los 90 años
por una insuficiencia pulmonar, anunciaron medios de prensa.

La muerte de Wajda, quien deja tras de si una larga serie de
celebradas películas inspiradas en la turbulenta historia de su país,
fue anunciada por el diario Gazeta Wyborcza daily y la cadena noticiosa
privada TVN24. Un amigo de la familia, bajo anonimato, confirmó a la AFP
el deceso.

Wajda estaba hospitalizado hacia varios días y en un coma inducido debido a los problemas pulmonares, agregaron las fuentes.

El director, quien ganó en el año 2000 un Oscar a la trayectoria de
su vida, se había volcado a la cinematografía luego de fracasar en su
plan original de ser militar.

La obra de Wajda incluye clásicos como “El hombre de mármol” (1977),
una critica de la Polonia comunista. seguida tres años después por “El
hombre de hierro”, que cuenta, casi en tiempo real, la historia de
Solidaridad, el primer sindicato independiente del bloque comunista.

Fracaso militar

Nacido el 6 de marzo de
1926 en Suwalki, noreste de Polonia, Wajda intentó seguir los pasos de
su padre como oficial del ejército, pero en 1939 fue rechazado en la
academia castrense.

Durante los casi 6 años de ocupación nazi iniciados en septiembre de
1939, Wajda tomó cursos de pintura y luego de la guerra asistió
sucesivamente a la Academia de Artes de Varsovia y a la escuela de cine
de Lodz.

Su primer largometraje. “Polokenia” (Generación, 1955)es la historia de jóvenes de Varsovia bajo la ocupación nazi.

En 1957 Andrzej Wajda obtiene en el Festival de Cannes el premio
especial del Jurado con “Kanal”, su segunda película en la cual aborda
la insurrección de Varsovia en 1944.

Aquel premio “fue el comienzo de todo”, relataría Wajda medio siglo
después a la AFP. Ese galardón “me permitió realizar mi siguiente
película,  “Cenizas y diamantes” (1958) y  me dio un lugar en el cine
polaco”.

En 1977, (19 años y quince películas después, entre las cuales “Las
puertas del Paraíso”, “Cazando moscas” o “The Promised land”) Wajda
presentó, una vez más en Cannes, su legendaria película, “EL hombre de
mármol”, una crítica de la Polonia comunista.

Esta película iba a ser seguida tres años después por “El hombre de
hierro”, donde refleja la historia de Lech Walessa y el sindicato
independiente Solidaridad, que le valdría la Palma de Oro en Cannes.

“El día del premio fue muy importante en mi vida.^Pero yo era
consciente que el galardón no era solo para mi, era también un premio al
sindicato Solidaridad”.

La Palma de Oro de Cannes, además, salvó a Wajda de ir a prisión
cuando en 1981 el régimen del general Wojciech Jaruzelski lanza una
ofensiva contra Solidaridad.

Pero igualmente no le queda más salida que seguir filmando en el
extranjero. Ese será el caso con  Dantón (1983), “Un amor en Alemania”
(1986) o “Los Poseídos” (1988).

Tras la caída del comunismo en 1989, Wajda vuelve a la historia
polaco con diferentes filmes, como “Katyn” (nominada al Oscar 2008) y
que narra la historia de su padre, Jakub Wajda, uno de los 22.500
oficiales polacos masacrados en 1940 por los ocupantes soviéticos.

Su película póstuma, “powidoki” (Afterimage), que narra los últimos
años de la vida del pintor de vanguardia Wladislaw Strzeminski y su
lucha contra el estalinismo, fue terminada este año (aún no se estrenó
en salas comerciales), y será candidata por Polonia al Oscar.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.