COMPARTE


(Foto Archivo)

Funcionarios venezolanas de alto rango son objeto de una investigación por parte de autoridades estadounidenses. Esto como parte de una amplia pesquisa sobre la distribución de cocaína en el hemisferio occidental, dijeron funcionarios de inteligencia y seguridad estadounidenses el martes, afirma la nota de Michael S. Schmidt en el New York Times, reseñó el portal web la Patilla.

A continuación la traducción de la reseña de la nota de NYT de este martes

WASHINGTON – Autoridades venezolanas de alto rango son objeto de una investigación por parte de autoridades estadounidenses. Esto como parte de una amplia pesquisa sobre la distribución de cocaína en el hemisferio occidental, dijeron funcionarios de inteligencia y seguridad estadounidenses el martes.

La investigación, que involucra acusaciones de lavado de dinero y tráfico de droga, está siendo gestionada por la Administración de Control de Drogas (DEA), y se centra en uno de los políticos más poderosos de Venezuela, el presidente de la Asamblea Nacional Diosdado Cabello, de acuerdo con funcionarios que solicitaron el anonimato por tratarse de una investigación en curso.

No está claro lo que planean hacer con la evidencia los fiscales en Estados Unidos sobre el Sr. Cabello y otros. Los Estados Unidos y Venezuela han tenido durante mucho tiempo tensas relaciones, por lo que es poco probable que las autoridades de Caracas entregarían a líderes de alto perfil si se presentaran cargos en su contra.

Los fiscales, sin embargo, podrían hacer que sea difícil para cualquier persona implicada el viajar. Así mismo de podría congelar sus activos en el exterior. Un portavoz de la DEA declinó hacer comentarios.

La noticia de la investigación fue reportada en primera instancia por el diario The Wall Street Journal el lunes.

“Si mañana estos señores que me acusan presentan una prueba, condénenme”, dijo Cabello en la televisión venezolana el martes, mientras estaba rodeado de otros legisladores de la Asamblea Nacional.

“Toda nuestra vida, hemos luchado por el nuevo hombre y la nueva mujer y nunca se nos ocurriría involucrarnos en nada que pueda lastimar a los jóvenes de Venezuela o el mundo”, dijo Cabello.

El Sr. Cabello recientemente presentó una demanda por difamación en Venezuela contra dos periódicos y una página web que citaron artículos sobre la cooperación de un ex jefe de seguridad con autoridades estadounidenses. Funcionarios estadounidenses han comentado desde hace tiempo que existen vínculos entre los traficantes de drogas y militares venezolanos. Esos lazos, según los funcionarios, incluyen una estrecha relación con el grupo guerrillero más grande en la vecina Colombia, las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, o FARC, que se basa en el tráfico de estupefacientes, en particular de la cocaína, para generar gran parte de sus ingresos.

Los guerrilleros, así como los traficantes, se mueven fácilmente a través de la frontera con Venezuela, facilitando su camino con sobornos o, de acuerdo con algunos investigadores, a través de asociaciones con militares venezolanos.

Una gran parte de la cocaína que viaja al norte, hacia los Estados Unidos, pasa por Venezuela, según funcionarios estadounidenses. A menudo en pequeños aviones que cargan y despegan de pistas de aterrizaje ocultas en el estado venezolano occidental de Apure.

El presidente Hugo Chávez cortó la cooperación con la DEA en 2005, acusando a la organización de espionaje. El trasiego de drogas a través del país se incrementó después de eso.

El Departamento del Tesoro ha acusado a oficiales militares y funcionarios del gobierno de trabajar con los traficantes. Acusaciones que Venezuela ha rechazado como falsas.

En julio pasado, un ex director de inteligencia de Venezuela, Hugo Carvajal, fue detenido en Aruba, a petición de autoridades estadounidenses. Una Fiscalía de Estados Unidos lo acusó de recibir dinero de un narcotraficante colombiano y de facilitar en los envíos de cocaína a Estados Unidos. El Sr. Carvajal, quien había sido designado cónsul general en Aruba, en última instancia, se le permitió regresar a Venezuela. El gobierno del sucesor de Chávez, Nicolás Maduro, negó las acusaciones en su contra.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.