COMPARTE


El ciclista de 29 años cruzó en solitario la meta (Foto AFP)

DPA

El italiano Vicenzo Nibali ganó este jueves su cuarta etapa en el Tour de France de ciclismo y destrozó la moral de sus rivales por el triunfo final con una demostración de fuerza en Hautacam.

El ciclista de 29 años cruzó en solitario la meta ubicada en la estación de esquí del sur de Francia, donde terminó tras 145,5 kilómetros de recorrido la última jornada de alta montaña de la carrera.

El italiano se impuso con una ventaja de 1:10 minutos de ventaja sobre el francés Thibaut Pinot, que arrebató la segunda plaza de la clasificación general al español Alejandro Valverde, que cayó al cuarto lugar.

Con su nueva exhibición en los Pirineos, el maillot amarillo acrecentó su ventaja al frente de la prueba, donde manda con 7:10 minutos menos que Pinot y 7:23 menos que el también francés Jean-Christophe Peraud.

Valverde, que confesó estar enfermo, es cuarto a 7:25. “Tengo un resfriado”, dijo el español.

Diecisiete años después de la victoria del italiano Marco Pantani, a quien Nibali emuló con su subida triunfal por las rampas de hasta diez por ciento de desnivel, de nuevo un italiano rodará de amarillo hacia París.

“Este año me centré en el Tour más que nunca y dirigí todo el entrenamiento hacia ahí. Esta es la recompensa a mi duro trabajo”, dijo Nibali tras su victoria en la meta a 1.520 metros de altura.

Sólo una caída en los últimos 400 kilómetros podría impedir al italiano coronarse en la capital francesa, algo en lo que nadie piensa.

“Ya podemos ver París”, dijo el manager del equipo Astana, el kazajo Alexander Vinokourov, cuyo pupilo ha controlado el Tour con una inteligencia y cálculo como pocos antes.

Nibali está recorriendo las huellas del fallecido Pantani, que hace 17 años logró la última victoria italiana en el Tour.

Una ventaja como la del líder del Astana no la tenía nadie desde el estadounidense Lance Armstrong. El texano, que luego fue suspendido de por vida por doping, tuvo 7:17 minutos de ventaja en 2002 sobre el español Joseba Beloki.

En este estado de forma, los grandes favoritos, Chris Froome y Alberto Contador, que abandonaron por caídas, habrían tenido también muchas dificultades para superar al italiano.

“Pese a toda la polémica con la prensa, Vincezo ha demostrado ser un digno patrón de este Tour. Tras sus victorias en la Vuelta y el Giro creció mentalmente”, dijo Vinokourov, que en las pasadas semanas, al igual que Nibali, tuvo que responder muchas preguntas sobre doping.

El pasado oscuro del ex ciclista del Telekom es conocido desde hace tiempo. Mientras tanto, Nibali tuvo que confrontar antiguas sospechas sobre una presunta colaboración con el polémico médico Michele Ferrari.

Una vez superado el coloso pirenaico del Tourmalet (2.115 metros), el estadounidense Chris Horner atacó en el grupo de los más fuertes.

El ritmo del ganador de la Vuelta, de 42 años, sólo pudo seguirlo Nibali.

Unos 700 metros después, el italiano cambió de nuevo el ritmo y dejó atrás al norteamericano. “Sabía que estaba en gran forma”, dijo el ganador, a quien ni siquiera pudo detener un pequeño incidente con una espectadora.

La contrarreloj del sábado sobre 54 kilómetros en Perigueux no parece un peligro para Nibali, que aunque no es favorito para ganar, sí podría incluso ampliar su ventaja respecto a Pinot, Peraud y Valverde.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.