COMPARTE


Comprar carne nacional a precio regulado es imposible. (Foto Archivo/El Carabobeño)

Dayrí Blanco

Es usual ver en las neveras de los supermercados paquetes de carne con una etiqueta que la identifica como importada de Brasil, Colombia, Argentina o Nicaragua. Ya nadie pide en esos establecimientos un kilo de pulpa negra o 100 bolívares de carne molida. La producción nacional no está en capacidad de vender a precio regulado, así que solo en carnicerías, que no están legalmente establecidas, se pueden conseguir piezas de ganado criado en Venezuela, pero hay que pagar un alto precio.

A Carlos Molina no le gusta la carne que le ofertan en el supermercado. “Es más barata, pero prefiero pagar más, porque yo no sé cuánto tiempo tiene empaquetada la que traen de otros países”.

Comprar carne nacional a precio regulado es imposible. Los productores le venden al matadero un macho grande en 50 bolívares y la hembra en 45 bolívares. La cadena continúa cuando se le ofertan a los supermercados y demás establecimientos el kilo de carne en 100 bolívares, donde a su vez lo exhiben a los consumidores a 180 bolívares.

El ganadero y director de la Corporación de Carnes del país, Gabriel Zuloaga explicó que los costos de cría y mantenimiento del ganado se han elevado, a lo que se suma el hecho de que en la frontera de Guasdalito, en Apure, están comprando el kilo del animal vivo en 110 bolívares. “Ante la crisis muchos productores deciden vender allá”.

Controles atentan la producción nacional

La Ley de Costos y Precios Justos ha golpeado a la industria. “No se puede pretender que se venda para perder”. Y las obligaciones laborales que tienen con sus trabajadores han afectado la estabilidad económica de 600 mil trabajadores del sector, que pueden perder sus empleos si no mejoran las condiciones de los ganaderos.

La sequía también ha estado en contra de la producción. No hay pasto apto para engordar a los animales. La empresa de Zuloaga antes podía producir 500 toneladas al año, número que se ha reducido a 200 debido a que los mautes son más pequeños.

No hay leche

La producción de leche en el país se ha visto disminuida debido a la falta de una buena alimentación para los animales que ocasiona la intermitencia de la lluvia. Y el control de precios ha provocado que de lo poco que se obtiene se haga quesos artesanales cuyo valor no está regulado.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.