COMPARTE

Basyl Macías 

El 12 de octubre de 1492 en Venezuela se le conoce como el “Día de la Raza” o “Descubrimiento de América”, “Encuentro de Dos Mundos” y desde el 2002 el “Día de la Resistencia Indígena”, pero en los años 80, los españoles reconocieron que este hecho fue en realidad un encuentro de dos culturas, dado que ya existía un proceso evolutivo. También la historia niega que hubiera resistencia a los conquistadores.

En la actualidad si ha habido el deseo de interpretar las cosas a conveniencia o entendimiento. Es algo que se evidencia con el haber denominado la fecha como el “Día de las resistencia indígena”, explicó la historiadora Ana Josefina Cotúa Salazar.

La verdad es que nunca hubo tal resistencia indígena, pues la mayoría de ellos fue doblegado por los  conquistadores, vistos como seres superiores y hasta divinos; incluso siempre aceptaban sus regalos y se mantuvieron sumisos por mucho tiempo, narró.     

Los orígenes de este acontecimiento en América llevan a una transición entre los ideales medievales y el advenimiento de la modernidad. El primero centrado en lo religioso, lo teocrático, donde Dios era el centro de todo; y luego nace el racionalismo, el materialismo, donde este nuevo hombre solo busca satisfacción no solo en lo espiritual sino también en lo material. De aquí pasa al liberalismo hasta llegar al capitalismo. Es así como se fecunda una nueva mentalidad del hombre.

La catedrática considera que este hecho debería reconsiderarse como un encuentro de dos mundos, dado los importantes aportes culturales de estas tierras a Europa y otros continentes.

Por mucho tiempo los llamados civilizados veían a los indígenas como seres marginados culturalmente, y quienes procuraron incorporarlos, lo hicieron de manera muy artificial, sin dejar de tratarlos como una raza discriminada. Pero la realidad es que el indígena representa la gran culturalidad y todos somos producto de un mestizaje.

Cotúa Salazar recomienda en esta fecha a hacer un lado las falsas interpretaciones para ir a lo esencial, a lo que se deben mirar para tratar de entender su filosofía de vida. “Eso que los mantiene conectados con su mundo espiritual y alejados de lo material, para mí, es la verdadera enseñanza que nos deja este acontecimiento de dos culturas”.

La cosmovisión, la sencillez y la conexión que mantienen las etnias indígenas con el medio ambiente que los rodea, constituyen los aportes más valiosos que deben ser reconocidos por los hispanoamericanos, observó la historiadora.

La especialista egresada de la Universidad Central de Venezuela, señaló que la permanencia e ingenuidad son aspectos que igualmente se deben  valorar de estas etnias indígenas,  pues los vincula con su mundo interior.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.