COMPARTE

Dayrí Blanco

Los cronogramas de producción ya no existen. En las ensambladoras de vehículos nadie sabe cuándo se manufacturará la primera unidad de 2016. Con el inventario de materia prima en cero y sin aprobación de divisas por liquidar, la paralización es indefinida. 

Los pasillos de las oficinas siguen vacíos, el reintegro de las acostumbradas vacaciones colectivas que inician en diciembre no ha comenzado, pero será la única área de las empresas que se activarán a partir del 15 de enero. Las plantas continuarán apagadas. Al menos por el primer trimestre del año no habrá fabricación. 

Henry Ospina, secretario de Reclamos del Sindicato de FCA-Chrysler de Venezuela, explicó que cuando el Gobierno adjudique y liquide las divisas para la compra de insumos en el exterior deben esperar tres meses para su llegada a las líneas de producción en una planta sin materia prima en los almacenes, al menos el primer trimestre de 2016 cerrará en cero. 

Se requieren 20 millones de dólares mensuales para reactivar la planta al 100% con el ensamblaje de dos mil unidades. Pero mantienen la deuda de 200 millones con proveedores internacionales desde hace tres años cuando se inició la crisis de divisas que priorizó la venta de dólares a industrias como la alimentaria y la farmacéutica. En 2015 solo se lograron armar mil 980 vehículos de una capacidad anual de 14 mil. 

Se espera que al iniciar el retorno paulatino de la nómina, integrada por 900 personas, las 700 vinculadas al proceso productivo serán enviadas a sus casas. Quedarán en la planta quienes trabajan en el área administrativa y mantenimiento. 

En General Motors se logró la manufactura de cinco mil 500 unidades en 2015 con la llegada a finales de noviembre de un material que alcanzó para la rápida fabricación del último lote de 720 vehículos. 

Los patios de Ford están llenos de vehículos recién ensamblados. En esa planta se trabaja a una capacidad inferior a 10% según lo determine la inyección de  dólares que hagan terceros. Propietarios de concesionarios han aportado divisas para importar insumos que hace directamente la firma en Venezuela, ensambla las unidades requeridas que posteriormente son comercializadas en dólares, según se ha constatado en los diferentes concesionarios de la ciudad donde al preguntar por un Fiesta la respuesta del asesor de venta es que se necesitan 20 mil dólares para comprarlo.  




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.