COMPARTE


El déficit habitacional a comienzos de año se ubicó en 80 mil unidades. (Foto Archivo/El Carabobeño)

Al inicio del último trimestre del año, el sector de la construcción en la región muestra su peor cara. No hay cifras que describan la edificación de proyectos habitacionales. Durante el 2014 ni una sola vivienda nueva se ha construido. Es un hecho histórico. Sin precedentes. La escasez de insumos le ha impreso su tinte sombrío a una industria que está en crisis.

Así lo dejó claro Carlos Luis González, vicepresidente de Fedecámaras, y expresidente de la Cámara de la Construcción. De forma tajante dijo que la situación nunca había estado tan crítica. En Carabobo lo poco que se ha hecho tiene que ver con la culminación de obras que habían sido iniciadas hace dos años. Todo indica que el déficit habitacional, que a comienzos de año se ubicó en 80 mil unidades, amenaza con seguir creciendo.

La dificultad para adquirir materiales ha sido la principal causa del problema. En condiciones normales un edificio se puede ejecutar en un plazo de un año y dos meses. Ahora los tiempos de construcción se pueden prolongar hasta por cuatro años. No hay cemento, cabillas, mallas, cerámicas, piezas sanitarias ni apliques eléctricos.

Las industrias nacionales de insumos básicos, que por tradición habían sido proveedores directos del sector privado, desde hace más de un año padecen severas dificultades en sus procesos de manufactura. Sidor es un ejemplo de esto. Según González está trabajando a 30% de su capacidad instalada, y lo poco que producen está destinado a la Gran Misión Vivienda Venezuela. “Nosotros quedamos excluidos, y tenemos que comprar a sobreprecio”. Detalló que han tenido que pagar hasta 700 bolívares por un saco de cemento.

Adicionalmente, existen normativas jurídicas que hacen cuesta arriba la ejecución de obras de construcción. Se trata de leyes punitivas que establecen precios y tiempo de entrega. “No se le puede cumplir a los clientes si se pide una gandola de cemento y el proveedor solo tiene capacidad para vender cinco sacos a cada cliente. Con eso no se hace ni un metro cúbico de concreto”.

Las casas de interés social tienen precio regulado por el Gobierno de 600 mil bolívares aproximadamente. De acuerdo a los análisis realizados por representantes del sector, la estructura de costos para la edificación de esas viviendas está por el orden de los 800 mil bolívares. Esto significa que deben tener como precio de venta al menos un millón 300 mil. Pero los empresarios no van a trabajar a pérdida. El Ejecutivo tiene la posibilidad de ofrecerlas al valor establecido porque a ellos les llegan los insumos a precio regulado.

Gobierno tampoco ha cumplido

Pero desde el Ejecutivo tampoco se están cumpliendo con las metas establecidas. En los reportes oficiales se habla de 60 mil unidades construidas, donde se incluye la sustitución de ranchos por casa, plan social que no estaba incluido en el déficit de viviendas. El ofrecimiento para el 2014 era de más de 400 mil unidades. Esto quiere decir que tienen que hacer 340 mil en tres meses. “Históricamente la construcción en el país se para en noviembre, así que es imposible alcanzar el número prometido”. En 2013 tampoco se logró cumplir con lo proyectado. Se llegó a un poco más de 200 mil, y se habían planteado 390 mil. (DB)




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.