COMPARTE


(Foto AP)

EFE

Noche especial la que vivieron el novato venezolano Eduardo Rodríguez, que hizo su debut en las Grandes Ligas, y el veterano de origen dominicano Alex Rodríguez, que empató otra marca en su marcha imparable de superar récords hasta ahora intocables dentro del béisbol profesional.

Eduardo Rodríguez mantuvo el cero en siete entradas y dos tercios para convertirse en el abridor más joven de los Medias Rojas en ganar en su debut en Grandes Ligas fuera de casa desde 1967, y Boston derrotó 5-1 a los Vigilantes de Texas para arruinar el primer partido de Josh Hamilton en su regreso a Dallas.

Rodríguez (1-0), de 22 años, de antemano era el lanzador más joven de los Medias Rojas en debutar en las mayores como visitante desde que lo hiciera Roger Clemens a sus 21 años en 1985.

Billy Rohr tenía 21 cuando ganó en su debut ante los Yanquis de Nueva York el 14 de abril de 1967.

Los Medias Rojas se pusieron con ventaja de manera definitiva con un sencillo de Mookie Betts en el quinto episodio ante Nick Martínez (4-1). El dominicano Hanley Ramírez abrió las acciones de la sexta entrada con su undécimo cuadrangular de la temporada que puso en la pizarra el parcial de 2-0.

Hamilton se fue de 4-2 con un doblete a la esquina del jardín derecho en el primer lanzamiento que recibió de Rodríguez en el segundo episodio. Aportó un sencillo productor en la novena entrada.

Rodríguez recibió la llamada para subir a Grande Ligas con los Medias Rojas apenas el miércoles por la tarde, viajó a Dallas y confirmó que lo vivido desde el montículo fue superior a lo que había soñado.

“Esto fue mejor que cualquier sueño que había tenido o que cualquier debut en cualquier categoría, profesional y aficionado”, declaró el lanzador zurdo venezolano. “Esto fue increíble, jamás lo hubiera imaginado, pero he trabajado toda mi vida para llegar aquí”.

Rodríguez llegó en julio pasado a la organización de los Medias Rojas en un canje con Orioles de Baltimore la temporada pasada.

“Lanzar la bola así, fue algo que me sorprendió hasta a mi mismo”, reconoció Rodríguez. “El plan que tenía sólo era tirar mis lanzamientos bajitos, y donde quería para sacar los outs, sin tratar de hacer nada más…”

Su marca en Ligas Menores era de 7-4 con 2.17 de efectividad en 16 aperturas entre Doble y Triple A, antes de ser llamado por el piloto de los Medias Rojas, John Farrell.

“Todos los que vieron el juego se dieron cuenta de la manera en que tira strikes, es agresivo y no tiene miedo de enfrentar a ningún bateador”, valoró Farrell. “Eduardo colocó los lanzamientos que quería, donde se necesitaban. Tiene una gran actitud y lanzó con mayor confianza porque sus compañeros lo respaldaron a la ofensiva”. Los Medias Rojas batearon 13 imparables, incluidos nueve sobre Martínez.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.