COMPARTE

Nuevo Herald

Un trabajo especial realizado por el portal web Nuevo
Herald, de EEUU detalla las precarias condiciones de vida que enfrentan los
venezolanos,  propiciadas por una crisis económica, política y social en el país.

La joven comenzó a sentir los dolores de parto y su madre
salió a la calle a buscar un taxi que las llevara hasta el Hospital de Santa
Bárbara, en el sur del estado Zulia, preocupada no sólo porque el centro
asistencial no tiene ambulancias, sino que además carece de médicos después de
la una de la tarde.

Llegaron a tiempo a la sala de emergencias, pero allí les
dijeron que no tenía capacidad para atenderla pese a que el embarazo presentaba
complicaciones. En otro taxi, se dirigieron al hospital de El Vigía, en el
vecino estado Mérida, a 54 kilómetros de distancia, donde tampoco la
asistieron. Al final, terminó dando a luz en el Hospital Universitario de Los
Andes, en la ciudad de Mérida, después de un recorrido de casi 200 kilómetros
de dolores y angustias.

Situaciones como esa se han vuelto comunes en Venezuela,
donde las mujeres embarazadas en ocasiones se ven obligadas a visitar hasta
cinco hospitales para encontrar uno que las atienda, en medio de un colapso
generalizado de la economía y de las instituciones públicas del país.

Y es una situación que amenaza con tornarse mucho peor, de
acuerdo con la organización no gubernamental Crisis Group, que alertó en un
informe que la nación sudamericana se encamina a una crisis humanitaria ante la
implosión del modelo económico aplicado por el chavismo.

“La pronunciada caída de los salarios reales, la
generalizada escasez de alimentos esenciales, medicinas y otros productos de
primera necesidad, así como el colapso de los servicios médicos son los
elementos de una venidera crisis social”, advirtió la ONG en su informe
“Venezuela: Un desastre evitable”.

“Si la situación no se aborda rápidamente de forma
contundente, se convertirá en una grave crisis humanitaria, con un impacto
sísmico en la política y en la sociedad”, agregó el informe.

Uno de las consecuencias más preocupante de la crisis
venezolana es el pronunciado deterioro de la atención médica en Venezuela.

“El gobierno venezolano está fracasando en garantizar
niveles mínimos aceptables de atención médica a la población, como es requerido
en la Constitución y de acuerdo con los estándares internacionales”, dijo el informe.

“Las causas de esta situación, que ya está cobrando vidas,
son muchas y variadas. Oscilan desde la falta de un sistema coordinado de
salud, provisiones presupuestarias inadecuadas, hospitales desmantelados o no
construidos, la escasez de divisas para importar medicamentos, salarios de
pobreza para los médicos y las enfermeras, la inseguridad y la corrupción”,
agregó.

De hecho, la escasez de divisas está afectando directamente
la calidad de la atención médica en Venezuela, ya que la mayoría de los
medicamentos vendidos en el país son importados o contienen componentes que
provienen del exterior.

Ya para el 2013, las farmacéuticas estaban registrando una
caída de 34 por ciento en la cantidad de dólares que recibían para las
importaciones frente a los niveles del 2011, y la situación es mucho peor en el
2015, tras la abrupta caída de los precios del petróleo.

“Muy pocas veces hemos visto un deterioro más rápido en el
acceso a la medicina que lo que ha sucedido en Venezuela, con excepción de las
zonas de guerra”, dijo la ONG Human Rights Watch, en una cita reproducida en el
informe de Crisis Group, en referencia a la falta de medicamentos en las
farmacias y la falta de insumos y equipos médicos en los centros de asistencia.

Para miles de pacientes venezolanos de enfermedades como el
cáncer y el sida, o dolencias crónicas como la diabetes y la hipertensión, la
carencia de medicamentos se traduce en una condena de muerte.

El informe también criticó la decisión del gobierno
venezolano de no divulgar los datos estadísticos sobre el país, acusándole de
tratar de ocultar la aparición de epidemias como el dengue, la malaria y el
chikunguña.

El colapso económico también está generando el riesgo de que
millones de venezolanos pasen hambre, tras la destrucción del sector agrícola y
agroindustrial del país, y ahora que el régimen carece de las divisas
necesarias para importar suficientes alimentos.

El informe enfatizó que aún cuando Venezuela actualmente no
enfrenta una hambruna, “las mejoras en materia de pobreza y nutrición que se
lograron entre 2003 y 2012 se han desgastado casi por completo y el bienestar
de la población se está deteriorando drásticamente”.

Según la agrupación, una tragedia en Venezuela es evitable
si el régimen desmantela el sistema de control de cambios y sale en busca de un
consenso nacional como preámbulo al lanzamiento de un programa de emergencia
nacional que permita restaurar el equilibrio económico, suministrando al mismo
tiempo protección a los sectores más vulnerables.

Eso solo podría alcanzarse mediante un diálogo honesto entre
el gobierno y la oposición, en aras de concertar acciones que permitan
garantizar el suministro básico a los más necesitados, dijo.

La oposición, por su parte, debe “resistir la tentación de
sumar puntos políticos” y presentar una clara agenda de reformas económicas y
sociales, señaló el informe.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.