COMPARTE

La OPEP alertó de que los bajos precios del crudo tienen un
efecto negativo en la economía global, al tiempo que el grupo aumentó en enero
su producción y contribuyó así al
desplome del “oro negro” hasta mínimos de más de 13 años.

Según el Informe Mensual de enero de la OPEP, los 13 socio del grupo produjeron en ese
mes 32,33 millones de barriles diarios (mb/d), 130.000 más que en diciembre
,
y más de 2,3 mb/d por encima del tope nominal de la organización, situado en 30
mb/d.

Los propios analistas de la Organización de Países Exportadores
de Petróleo (OPEP) reconocen en el documento que la sobreproducción mundial de
crudo en 2015 fue de 2 mb/d.

Los países
responsables del incremento de la producción en el último mes son Irak, Irán,
Nigeria y Arabia Saudí, mientras que el bombeo de Angola, Argelia y Venezuela
cayó.

Estos datos coinciden con los ofrecidos por la Agencia
Internacional de la Energía, que apuntó esta semana a un incremento de la
producción de los países de la OPEP en un mercado ya saturado.

El barril de crudo de
la OPEP cayó en enero un 21%
debido a “un exceso de oferta en el
mercado del petróleo, la desaceleración de la economía china y una inusual
bajada de la demanda de combustible de calefacción por el clima templado en
regiones clave para el consumo”, según el informe.

El pasado 20 de enero el barril de la OPEP cotizó a 22,48
dólares, su precio más bajo desde mediados de 2002.

“El efecto negativo de la fuerte caída de los precios
del petróleo desde mediados de 2014 es mayor que los beneficios a corto plazo y
parece que hay un “efecto contagio” a muchos aspectos de la economía
mundial”, sostiene la OPEP.

Entre esos efectos negativos está la exposición de los
bancos al sector petrolero, así como una inflación muy baja en las economías
desarrolladas y una caída de ingresos fiscales por los precios de los
combustibles.

“Debido a los efectos de la “gran recesión”,
la posibilidad de que aumente la capacidad de gasto de los consumidores es
limitada”, sostiene la OPEP.

Arabia Saudí, que es
responsable de un tercio de la producción total de la OPEP, ha impulsado una
estrategia de precios bajos
, para expulsar a competidores que necesitan una
cotización más alta para sobrevivir, y defender así su porción del mercado.

Otros países de la organización, como Venezuela, han defendido la necesidad de una reunión
extraordinaria de la OPEP para evaluar la situación de los precios
con
otros importantes productores que no pertenecen al grupo, como Rusia.

Aunque todos coinciden en que existe un exceso de oferta en
el mercado, la OPEP, como grupo, no
quiere recortar su producción en solitario para no perder cuota de mercado

y ha solicitado a sus competidores que también cierren los grifos.

Esta estrategia de precios bajos ha generado división en el
seno de la OPEP, que en su última reunión ministerial a principios de diciembre
no logró acordar un techo a su oferta conjunta de crudo.

Sin embargo, esta estrategia parece funcionar ya que por primera vez en siete años la producción
de los competidores de la OPEP se reducirá, en 700.000 barriles diario
,
según el documento.

Esta disminución es debida a la caída en las inversiones, el
descenso en el rendimiento de las explotaciones en EEUU y Canadá, y el bombeo a
la baja de los campos petrolíferos más antiguos, según los analistas de la
OPEP.

De ese descenso, EEUU
verá caer su bombeo en 400.000 barriles diarios
.

Todos los expertos
coinciden en que la estrategia de bajos precios está diseñada para expulsar a
productores alternativos
, como los del crudo de esquisto, cuya cara fórmula
de extracción sólo es viable con el barril a al menos 65 dólares.

En Estados Unidos se
ha incrementado la producción desde los 5 mb/d en 2008 hasta una media de 9,5
mb/d en 2015
, gracias al enorme auge de este tipo de producción, según el
departamento de Energía del país norteamericano.

El descenso en la producción de los competidores de la OPEP
aumentará la demanda del crudo del grupo, según el informe.

Así, si en 2015 la demanda de crudo del grupo era de 29,8
mb/d, en este año esa cifra se prevé en 31,6 mb/d.

Por el lado de la demanda, en 2016 la OPEP prevé un incremento mundial del consumo de 1,25 mb/d,
hasta un total de 94,21 mb/d, una cifra que se mantiene sin cambios respecto a
los últimos cálculos.

La gran parte del incremento de la demanda se debe a países
emergentes, pese a la desaceleración en India y China. (EFE)




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.