COMPARTE

AFP

Golpeados por una crisis económica sin precedentes, los venezolanos
acudirán en un mes a unas cruciales elecciones parlamentarias, en las que la oposición amenaza con lograr la mayoría,
por primera vez en 16 años de Gobierno chavista.

Aunque la campaña aún no arde en mítines, casas, en los trabajos y en
las largas colas de los mercados, todos hablan del 6D, cuando 19 millones de venezolanos están llamados a
elegir a 167 diputados de la Asamblea Nacional
, actualmente controlada por
el oficialismo con un centenar de escaños.

Hay momentos en la vida en
que uno tiene que restearse
(jugárselo todo), sea lo que sea y como sea, y
este es el momento”, dijo el jueves el mandatario socialista Nicolás
Maduro.

A un mes de los comicios, varias
encuestadoras dan a la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) de 14 a 31 puntos de
ventaja
, aunque el Gobierno cita sondeos en que figura favorito con un voto
duro chavista del 40%.

Dividida y
con sus principales dirigentes fuera del combate electoral
-presos como
Leopoldo López y el alcalde capitalino, Antonio Ledezma, o inhabilitados como
María Corina Machado-, la oposición hace una campaña sin rostros, proclamando
el “cambio”.

“Incluso
con la peor distribución de votos la oposición puede obtener mayoría
parlamentaria”,
estimó el politólogo John Magdaleno, al referirse al complejo sistema
electoral legislativo en el que mayor número de sufragios no implica
necesariamente mayor número de diputados.

¡Socialismo o cambio!

Pese a ser unas parlamentarias en un régimen presidencialista, analistas creen que podría haber un voto
castigo para la gestión de Maduro
, en el poder desde 2013 tras la
enfermedad y muerte de Hugo Chávez.

Maduro tiene
apenas 25% de aprobación, según las firmas Datanálisis y Venebarómetro
, en medio de
una aguda escasez de productos básicos y una inflación que el Gobierno calcula
en 85% este año y analistas en un 200%, atribuida por el Presidente a una
“guerra económica” de empresarios de derecha, confabulados con
Washington.

Pese al
malestar, hace año y medio no hay protestas violentas, las llamadas
“guarimbas”
que en 2014 dejaron 43 muertos y por las cuales López cumple una
condena de casi 14 años de prisión. No obstante, los comicios renuevan la
polarización política que ha marcado la revolución socialista fundada por
Chávez.

En la puerta de su humilde casa en Catia, un barrio popular del oeste de
Caracas, Nancy Daza, de 55 años, dice a AFP que los problemas cotidianos no van
a hacerla traicionar su “corazón chavista y socialista”. Uno de sus
hijos, descamisado y en pantalón corto, le grita desde la cocina: “¡Hay que votar por el cambio!”.

“Este Gobierno no sirve. Mira el desastre: colas para comprar, todo carísimo y la inseguridad terrible.
Aunque no conozco a los de la oposición, hay que darles la oportunidad a ver
qué pasa”, dice Jefferson Márquez, un electricista desempleado de 21 años.

Pero la potente maquinaria chavista está en marcha. Maduro llamó a sus
copartidarios a convencer “casa por casa” a “descontentos y
confundidos”, aumentó 30% el
salario mínimo y otorgó 110 mil pensiones
, destacando que la revolución
está llevando la miseria “al histórico más bajo” del 4,5%.

“Están desesperados.
El voto no será solo de castigo, sino de esperanza. El pueblo se cansó”,
expresó el
excandidato presidencial y Gobernador del estado de Miranda, Henrique Capriles,
quien perdió en 2013 frente a Maduro por apenas 1,5 puntos.

Magdaleno considera que el
oficialismo tiene difícil remontar las encuestas
, sin Chávez y en crisis
económica, faltando sólo 30 días para los comicios.

El día después

Maduro promete respetar los resultados “gane quien gane” y
llamó al “diálogo” a los diputados que resulten electos, incluidos
opositores, aunque advirtió que “la
revolución no va a ser entregada jamás”.

“Es evidente que un triunfo le
da a la oposición oxígeno y mayor poder para presionar cambios y exigir al Gobierno
que tome decisiones que hoy evade”,
sostiene Luis Vicente León,
presidente de Datanálisis.

A su juicio, es un error pensar que una
victoria opositora solucionará de inmediato todos los problemas o cambiará el Gobierno
,
y advirtió de múltiples escenarios que van desde una radicalización hasta
posibles acuerdos para lograr equilibrios.

Para los analistas, el Gobierno debe liberar las fuerzas productivas y eliminar las distorsiones que genera
un sistema cambiario controlado desde 2003
.

En el país con las mayores reservas petroleras del mundo, el déficit fiscal ronda el 20% del PIB y
las reservas monetarias bajaron 33% durante 2015
, en pleno derrumbe de
precios del petróleo, generador del 96% de las divisas.

Con el actual panorama, la empresa privada Ecoanalítica pronosticó una inflación de 300% en 2016, y
de 830% si hubiera un enfrentamiento político.

Con votos distintos, Nancy y Jefferson coinciden en que “algo tendrá que pasar”.
Peor, dicen, es difícil estar.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.