COMPARTE


(Foto Archivo)

EFE

El Camp Nou vivirá este domingo un referéndum, el segundo en pocos días, entre Leo Messi y Luis Enrique, además en un partido trascendente entre el Barcelona y el Atlético de Madrid en la carrera por la Liga, con los dos igualados en la segunda plaza y en persecución del liderato del Real Madrid.

Después del episodio vivido en Anoeta y que se hicieran públicas las desavenencias entre la estrella del equipo y el entrenador tras la derrota en San Sebastián, la marcha de Andoni Zubizarreta y la convocatoria electoral, el Camp Nou se pronunciará mañana en un partido de alto voltaje.

El barcelonismo tendrá la palabra. Es el momento de que, en un partido del máximo nivel, el equipo saque lo mejor de sí mismo para no empezar a complicarse su futuro liguero, una semana después de haber dejado escapar una gran oportunidad con la derrota del Real Madrid en Valencia.

Será el primer encuentro en el que se podrá pulsar entre los aficionados la decisión del presidente Bartomeu de convocar elecciones para el próximo verano y demostrar si la decisión adoptada, como aseguró el dirigente, rebaja la tensión ambiental.

En contraste, el Atlético ha iniciado 2015 con fuerza. Al 1-4 en San Mamés con el que terminó el año le ha dado continuidad con dos triunfos, un 3-1 al Levante en la Liga y un 2-0 al Real Madrid en la Copa del Rey, y con un paso adelante en el campeonato, en el que alcanzó al Barcelona y se acercó al liderato del conjunto blanco.

Un impulso más a la potente temporada del Atlético, que sólo ha perdido dos de sus 17 encuentros oficiales más recientes y que ahora encadena tres triunfos, subido en una nueva ola de ilusión y energía que apunta al Camp Nou y al Barcelona, contra el que resumió con un triunfo y cinco empates sus seis enfrentamientos del pasado curso.

El último, un 1-1 en el estadio azulgrana el 17 de mayo de 2014, sentenció el décimo título de Liga de la historia del Atlético, que mantiene el espíritu competitivo, la mentalidad ganadora, el sentido colectivo del juego y la firmeza defensiva que le dirigió hace ocho meses a un éxito enorme en el mismo escenario del duelo de mañana.

Ahí le espera de nuevo el Barcelona, que, futbolísticamente, está pendiente de Jérémy Mathieu y de Xavi Hernández. El francés se ha entrenado con el grupo, pero no así el capitán azulgrana, quien será baja para el partido ante los colchoneros.

Pero más que los jugadores, la principal duda que plantea Luis Enrique es el sistema de juego que utilizará ante el equipo de Simeone.

El asturiano ha variado su dibujo en alguno de los partidos importantes disputados hasta ahora y en el caso del encuentro europeo ante el Paris Saint Germain con un resultado óptimo.

Frente a los de Laurent Blanc planteó un 3-4-3, en un partido en el que no podía jugar Dani Alves y, como en el Bernabéu, volvió a sacrificar a Jordi Alba.

Apostó entonces por un doble pivote formado por Busquets y Mascherano; una tripleta de centrales atrás (Bartra, Piqué y Mathieu), Pedro como carrilero por la derecha, Iniesta en la creación y Messi por detrás de Suárez y Neymar.

Resulta complicado que vuelva a repetir la experiencia. Ahora dispone de Alves y Alba está a muy buen nivel. En todo caso, en el Barça se necesita volver a hablar de fútbol para acabar con esa tensión que rodea la entidad desde hace meses y sobre todo una victoria para no empezar a desengancharse del campeonato.

Enfrente, Simeone ya ultima su once en el Atlético. Después de las rotaciones del pasado miércoles en la Copa del Rey ante el Real Madrid, con siete novedades y triunfo por 2-0, el técnico recuperará toda su alineación tipo de las semanas más recientes, con la vuelta al equipo titular de toda la base que descansó en el pasado derbi.

Ese es el caso del delantero Mario Mandzukic, los centrocampistas Arda Turan, Koke Resurrección y Tiago Mendes, los laterales Juanfran Torres y Guilherme Siqueira y el portero Miguel Ángel Moyá, que se sumarán en el once a Antoine Griezmann, Gabi Fernández y la fiable pareja defensiva uruguaya formada por Diego Godín y José Giménez.

Ni siquiera la recuperación de Joao Miranda, inactivo por lesión en diez de los últimos once partidos oficiales de su conjunto, mueve a Giménez del equipo para el Camp Nou; una nueva prueba más para el sobresaliente rendimiento del joven central charrúa, a un nivel altísimo, con jerarquía, colocación, contundencia, salida de balón, asistencias e incluso dos goles, el segundo el pasado miércoles.

En el once también repite Griezmann. Su explosión en el Atlético ya es un hecho, al igual que su continuidad en la alineación. La conducción, el desborde y el juego entre líneas del internacional francés, con cinco goles en sus últimos tres duelos, encadenarán mañana cuatro encuentros como titular por primera vez este curso.

En el banquillo esperará Fernando Torres, que vuelve al estadio en el que debutó en Primera División el 1 de septiembre de 2002. Ha marcado cinco goles en seis visitas al Camp Nou, donde fue el protagonista de la última victoria del Atlético en ese estadio, el 5 de febrero de 2006, cuando hizo ‘doblete’ y su equipo ganó por 1-3.

Allí no estará el argentino Cristian Ansaldi, la única baja por lesión del conjunto rojiblanco para el duelo, a falta del entrenamiento de esta tarde y la relación de convocados de Simeone, que ya dispone de Rubén Gracia, ‘Cani’, cedido al Atlético desde el Villarreal y que ya se entrena con el equipo desde el pasado jueves.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.