COMPARTE


Más de seis horas esperaron padres y madres en espera de asistencia médica. (Foto Noel Palencia)

Litzy Sanz Nava || lsanz@el-carabobeno.com

En medio de una airada protesta este domingo, padres, abuelos y representantes de unos 20 niños, en su mayoría menores de un año de edad; exigieron la destitución de las directoras del Hospital del Seguro Social Dr. José Francisco Molina Sierra y del Hospital Dr. Adolfo Prince Lara en Puerto Cabello.

La demanda estuvo centrada en la inmediata salida de Carolina Medina y Jonna Acero, directoras de los referidos centros asistenciales.

El fallecimiento de dos pequeños, una niña de dos años y otro de 11 años, así como seis horas de espera para recibir atención médica y la remisión de un centro hospitalario a otro, colmó la paciencia de unos desesperados padres cuyos hijos presentaban malestares como cuadros febriles, estados alérgicos por causa desconocida y vómitos, además de sangramiento en la nariz y oídos.

Una médica de guardia desde la 1:00 pm del sábado era la única disponible para atender a la casi dos docenas de pequeños que junto a sus padres esperaban por una revisión, para dar inicio a un tratamiento que aliviara su malestar.

María Fernández, asistente del legislador carabobeño Arvilio Hidalgo, abuela de uno de los pacientes que hacía cola en la emergencia de niños del Prince Lara, exigió se revisarán los procesos operativos del centro asistencial. “Cómo es posible que en estos hospitales no exista el suficiente personal que atienda a estos niños víctimas de la negligencia gerencial y médica que hay aquí”, condenó.

El hijo de Wilder Sánchez y su esposa, que después de la prolongada espera, fueron referidos al Seguro Social, destino original de su travesía en busca de asistencia médica para el pequeño de un mes de nacido, que tras recibir la picada de un insecto en una de sus mejillas, presentó un cuadro febril y una úlcera en la cara. Es una desgracia ser pobre y sin influencias en este país a la hora de ir a un hospital, condenó el desesperado padre, mientras su esposa lloraba con la criatura en brazos, desesperada al no saber qué hacer ante tal situación.

La única respuesta a sus súplicas por un medicamento que al menos le bajara la fiebre al infante, fue un informe médico escrito por la especialista de guardia de apellido Marchán, en la que se exigía al personal del Molina Sierra que no se refirieran más niños al Prince Lara porque en la colapsada emergencia pediátrica no sólo no había camas, sino que además no contaban con sillas ni con bancos disponibles.

Los esfuerzos por contactar a la directora del Prince Lara, así como al presidente de Consejo Municipal de Derechos del Niño y Adolescente, Mauricio Bastidas; o la directora del Consejo de Protección, Iris Santeliz, fueron infructuosos. Sus teléfonos permanecieron apagados toda la mañana. Finalmente los Sánchez, encomendados a Dios, se devolvieron al Seguro Social.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.