Para los pacientes no recibir diálisis cada semana es crítico. (Foto César Pérez)

Luis Alejandro Borrero || [email protected]

El año no pudo haber iniciado de peor forma. Saber que las posibilidades de vida se reducen es indescriptible. Los pacientes renales en Aragua enfrentan una severa crisis. Las unidades de tratamiento se quedaron sin insumos, denunció la vocera Ana Julia Gutiérrez.

Todo paciente con riñones disfuncionales necesita recibir diálisis. El tratamiento sustituye el trabajo de los órganos al limpiar la sangre. Para ello se necesita solución isotónica 0.9, indicó. En la Unidad de Diálisis Aragua se acabaron las reservas.

El Instituto Venezolano de los Seguros Sociales, IVSS, no ha dotado la Unidad. A los pacientes se les ha pedido conseguir la solución fisiológica por sus propios medios. De lo contrario perdemos derecho al tratamiento. Muchos no tienen cómo pagarlo y, peor aún, no se consigue en farmacias, reclamó la vocera.

La red pública consta de seis instituciones, precisó la también paciente. Algunas pertenecen al IVSS. Otras dependen de la Corporación regional de Salud, como la del Hospital Central de Maracay, HCM. En clínicas donde se hace el tratamiento, el Ministerio de Salud paga por atender pacientes. Todos somos, al final, dependientes del Ejecutivo, afirmó Gutiérrez.

En la unidad de diálisis del HCM quedan 15 días de inventario. Tenemos derecho a la salud ¡Queremos vivir! exclamó conmocionada Rosalba Tovar. En sus manos la mujer sostenía una caja de cartón con un pocos billetes dentro. Han tenido que salir a la calle a pedir dinero.

Son jóvenes y les queda vida. El Gobierno debe garantizar la vida, reclamó Tovar. Si no son atendidos morirán eventualmente. La unidad de nefrología del HCM es tan precaria que los pacientes compran resmas de papel para imprimir sus controles médicos. En Corposalud dicen que están solventando pero no podemos esperar.

Personal Desasistido

A los enfermeros les pagan muy mal. No tienen cómo sostener la mística y vocación de trabajo con los bolsillos vacíos. Se les explota, al ponerlos en guardias solos para cuidar decenas de personas que reciben turnos de diálisis de cuatro horas.

En las unidades colapsó la infraestructura. No hay ni agua potable para lavarse las manos, comentó Gutiérrez. Hay problemas con la electricidad. Los baños y paredes están consumidos por la humedad. No hay condiciones para realizar un tratamiento tan complejo.

La solución fisiológica no es lo único que se agotó: la paciencia también. Este jueves pacientes indignados trancaron la avenida Bolívar de Maracay. Bastones, sillas de ruedas y venas brotadas por años de inyecciones acompañaron las pancartas. Estar enfermos no les restó gallardía y se plantaron para exigir sus derechos.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.