COMPARTE

Reuters

El Papa Francisco viajará a Bolivia el miércoles luego de
haber congregado a un millón y medio de fieles en Ecuador, la primera escala de
su visita a su América Latina natal, donde instó al mundo a velar por el
medioambiente y proteger a los pobres.

El Sumo Pontífice nacido en Argentina destinaba sus últimas
horas en suelo ecuatoriano a visitar un geriátrico de la capital y un santuario
en las afueras de Quito, a donde miles acuden cada año en peregrinación para
adorar a la Virgen.

En las estrechas calles adornadas con globos del pueblo
ecuatoriano del Quinche, donde se ubica el santuario, cientos de familias
pasaron la noche cubiertos con mantas tan solo para ver a pasar en su auto
descubierto a Francisco, que se reunirá con sacerdotes, monjas y seminaristas.

“El Papa nos está dejando un mensaje de paz, unión y de
fe. Gracias a su visita el país se ha calmado, ya todos estamos en paz y espero
que entendamos y apliquemos como país esos mensajes”, dijo Carmen Jácome,
una comerciante de 45 años que llegó al Quinche para la última cita de Francisco
en Ecuador.

Durante su visita, el Papa brindó dos misas en Quito y en la
ciudad costera de Guayaquil donde cientos de miles participaron, muchos
desafiando el clima extremo acampando desde días antes.

Francisco también se reunió con el presidente Rafael Correa,
que ha enfrentado protestas callejeras en las últimas semanas de opositores que
lo acusan de autoritarismo y critican sus reformas para aumentar los impuestos.
Correa asegura que busca distribuir mejor la riqueza y sólo afectaría a la
clase alta.

Ecuador ilustra, probablemente mejor que cualquier otro país
del mundo, las dificultades en la encíclica medioambiental del Papa. Tiene una
biodiversidad inmensa y muchas especies en peligro, pero también cuenta con
petróleo que el Gobierno quiere usar para combatir la pobreza bajo tierra en
zonas selváticas.

El Papa planea volar por la tarde a la altitud de La Paz, en
Bolivia, donde en el aeropuerto hay dispuestos tanques de oxígeno para los
pasajeros que tienen dificultades para respirar por la altura. Los ojos estarán
puestos sobre la salud del Papa de 78 años, a quien hace años le extrajeron
parte de un pulmón por una infección que casi le provoca la muerte.

Bolivia es un país que celebra ritos paganos, como
sacrificios de animales, y en donde la relación entre las comunidades indígenas
y la Iglesia Católica ha sido tirante.

El propio presidente Evo Morales, que se convirtió en el
primer mandatario indígena del país en el 2006, ha chocado con la Iglesia, a la
que años atrás llegó a calificar como “un instrumento de dominación que
trae injusticia y desigualdad”.

Y también respaldó un referéndum constitucional que le quitó
el estatus oficial a la Iglesia Católica y declaró a Bolivia un estado secular.

Pero desde que el jesuita Jorge Bergoglio, con su estilo
humilde y cercano a la gente, se convirtió en el jefe de la Iglesia Católica,
Morales solo ha tenido elogios para el Papa.

“Tenemos enormes coincidencia con la políticas
económicas, sociales con el Papa, coincidencias de cómo vivir bien”, dijo
el martes Morales, un mandatario socialista que cuenta con mucho apoyo popular
por su carisma y prudencia financiera que le permitió reducir mucho la pobreza.

“De verdad, (…) como presidente y dirigente nunca
antes podía sentir que un Papa nos podía acompañar con sus mensajes de justicia
y paz, pero paz con justicia social”, agregó.

Francisco tiene previsto reunirse con Morales poco después
de llegar al país.

Fuera de La Paz, el Papa hará una parada en la zona en donde
fue hallado muerto el padre jesuita Luis Espinal Camps en 1980. El sacerdote,
un ferviente defensor de los derechos de los mineros, fue torturado y asesinado
por paramilitares.

El miércoles, Francisco visitará Santa Cruz, en el este de
Bolivia.

Se prevé que el viernes, el Papa llegue a Paraguay, el país
latinoamericano con mayor porcentaje de católicos, donde culminará su gira por
Sudamérica.

 




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.