COMPARTE


El papa a su llegada a Sri Lanka. (Foto EFE)

EFE

El papa Francisco instó este martes a los líderes religiosos a que denuncien los actos de violencia que se cometan en nombre de la fe, durante el encuentro interreligioso que mantuvo en el Centro de congresos Bandaranaike en Sri Lanka.

En una ceremonia a la que asistieron representantes de todas las confesiones religiosas presentes en Sri Lanka, en su primer día en el país, Francisco afirmó que “por el bien de la paz, nunca se debe permitir que las creencias religiosas sean utilizadas para justificar la violencia y la guerra”.

“Tenemos que exigir a nuestras comunidades, con claridad y sin equívocos, que vivan plenamente los principios de la paz y la convivencia que se encuentran en cada religión y denunciar los actos de violencia que se cometan”, subrayó.

Francisco recordó ante los dirigentes budistas, hinduistas y musulmanes y de otras comunidades cristianas presentes que en el Concilio Vaticano II “la Iglesia católica declaró su profundo y permanente respeto por las demás religiones”.

Y quiso también reafirmar, por su parte, “el sincero respeto de la Iglesia por el resto de tradiciones y creencias”.

Expresó además el deseo de que su visita a Sri Lanka ayude a “impulsar y profundizar en las diversas formas de cooperación interreligiosa y ecuménica”.

El papa, que llevaba un tradicional pañuelo hinduista de color oro que le fue regalado durante el encuentro, instó sobre todo al diálogo entre las religiones, ya que “es lo único si se quiere conocer, comprender y respetar a los demás”.

Al referirse al largo conflicto civil con la guerrilla de los Tigres Tamiles (LTTE) que duró 26 años y finalizó en 2009, Francisco afirmó que lo que se necesita ahora es “la recuperación y la unidad y no nuevos enfrentamientos y divisiones”.

“Espero que la cooperación interreligiosa y ecuménica demuestre que los hombres y las mujeres no tienen que renunciar a su identidad, ya sea étnica y religiosa, para vivir en armonía con sus hermanos y hermanas”, declaró.

A los creyentes de las otras religiones, el pontífice les indicó que pueden ser importantes para atender las necesidades tanto materiales como espirituales “de los pobres e indigentes y los que anhelan una palabra de consuelo o las familias que siguen llorando la pedida de sus seres queridos”.

Además, pidió a los líderes religiosos el compromiso de poner la reconciliación de todos los habitantes de Sri Lanka “en el centro de sus esfuerzos por renovar su sociedad y las instituciones”.

El encuentro se celebró en el centro internacional Bandanaraike, que lleva el nombre del primer ministro cingalés de 1956 a 1959, con la presencia de cerca de un millar de representantes de cada confesión: budistas, hinduistas, musulmanes y otras comunidades cristianas.

La ceremonia comenzó con los cantos budistas, una bendición hindú y otra musulmana, una oración del grupo ecuménico y el discurso del monje budista, Vigithasiri Niyangoda Thero.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.