COMPARTE


En las inspectorías del trabajo hay 1.500 solicitudes de calificación de despidos. (Foto Cortesía)

Según el segundo informe de la Contraloría Social que el partido Acción Democrática ha realizado a las industrias del estado Carabobo, la tardanza en la solución de los problemas de la paralización automotriz, podría convertirse en la destrucción definitiva del parque industrial de esta entidad.

“Empresas como Ford Motor, General Motor, Chrysler, Mitsubishi, Toyota y Fiat se encuentran en el más bajo nivel de producción de toda su historia”, dijo el vicepresidente Nacional del partido blanco, Antonio Ecarri Bolívar, según detalla una nota de prensa.

Al sector le es imposible fabricar más del 20% de los vehículos que llegó a producir el año pasado cuando se ensamblaron más de 100 mil vehículos, aseguró Ecarri y agregó que el informe presentado es el producto de informaciones que el CES de AD recibe constantemente de los trabajadores y empresarios carabobeños.

Según el dirigente adeco, a pesar de la esperanza de algunos empresarios de reactivar la industria, luce “sospechosa” la amenaza que se cierne sobre el presunto despido masivo de trabajadores, habida cuenta que en las inspectorías del trabajo de esta jurisdicción cursan más de 1.500 solicitudes de calificación de despidos.

“No nos oponemos al despido de un trabajador que hubiese incurrido en alguna de las causales de despido que prevé la Ley Orgánica del Trabajo, pero no es el caso cuando se trata de 1.500 solicitudes, pues en este caso se trataría de la percepción de los empresarios de que no va a reactivarse la industria, porque de lo contrario no correrían tan alto riesgo”.

Agregó Ecarri que se agrava la sospecha de cierre inminente de muchas de estas empresas, pues a pesar de los anuncios gubernamentales, las divisas no llegan en forma suficiente para pagar las deudas de estas empresas con sus proveedores internacionales.

En este sentido el líder de AD, apuntó que el problema es que las divisas han estado llegando por cuenta gotas, haciendo que muchos empresarios teman que lo que está ocurriendo es que el gobierno no tiene ya los recursos suficientes para cumplir con todos estos compromisos.

Según este Segundo Informe de Contraloría Social presentado por Acción Democrática, las empresas medianas y pequeñas que dependen de las grandes ensambladoras están llevando la parte más difícil de la crisis, pues no obtienen divisas para honrar sus deudas con los proveedores y tampoco tienen trabajo para mantener sus puertas abiertas, situación que hace difícil seguir manteniendo sus nóminas.

Carros chinos

Otro caso reseñado en el informe de Contraloría Social presentado por Acción Democrática, es el de la empresa china CIVECHI la cual produce carros que, según el documento, nadie sabe dónde son llevados para ser vendidos.

“El caso de la empresa china, CIVECHI, es extrañísima, porque ofrecieron soborno a su sindicato y cuando los directivos sindicales fueron a saber de qué se trataba, los sorprendió una comisión del SEBIN que los apresó″, aseguró Antonio Ecarri.

El Vicepresidente Nacional de AD señaló que las empresas no pueden seguir dependiendo de subastas que sólo traen incertidumbre y en las que no se puede precisar la fecha cierta de su utilización.

El líder adeco hizo un llamado al gobernador Francisco Ameliach y al Comisionado del Gobierno Nacional para el problema industrial en Carabobo, Saúl Ameliach, a fin de realizar una nueva reunión “con carácter de urgencia” con los presidentes de las ensambladoras y los fabricantes de autopartes. (NBM)




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.